#MalditaGuerra

Porque la Guerra es una mierda, se mire como se mire

"La gran aventura de Sir Wilfredo - El asedio de las sombras"

Una novela para disfrutar de las princesas y de los caballeros.

Microrrelatos en 3 Capítulos

Disfruta de más de cien historias cortas

La importancia de las librerías

Artículo publicado en Diábolo Magazine

29 de septiembre de 2014

Luciérnagas Fugaces


Luciérnagas fugaces

ideas

descabelladas unas
imposibles otras
locas todas ellas

acuden inesperadas
y muchas veces 
se marchan tan veloces como llegan

la mayoría acaba perdida
en la noche de mi habitual desgana
de mi eterna urgencia

y de aquellas que llegan hasta la bombilla
son centenas, millares, las que arden,
se consumen y se quiebran…

solo alguna, de tanto en tanto
y con mucha suerte
llega hasta las yemas de mis dedos,
y se convierte en borrón en mis cuadernos,
en sangre diluida entre recuadros,
en, con fortuna, un humilde verso,

en sueños,
en azules sobre blancos,
en una dulce y milagrosa quimera embotellada
y quizá, solo quizá,
puede que a veces
incluso en un minúsculo poema.


Con este pequeño poema, escrito en julio de 2013, me presenté este año al VIII Concurso Literario de Relato y Poesía convocado por el Ayuntamiento de Navas del Rey... y con el que fui galardonado con el primer premio de Poesía. Espero que os guste.


"La Cazadora", traducido al inglés

Mi colega David J. Skinner ha tenido a bien el realizar una traducción al inglés del primer microrrelato de "La Cazadora", el relato que estoy escribiendo y publicando por minúsculos capítulos. Y yo, que estoy más que contento, os lo dejo aquí, por si os apetece leerlo. 

Gracias David.



The Searcher

Redemption is just a point of view — a mood, actually. I don’t know who’s wanting to redeem me of my supposed sins nor why I must do it, but here I am ready for battle; willing to offer my blood and soul to receive forgiveness from a being I don’t even know if it exists. Something here smells rotten; the city’s still smoking so the odor of dead flesh shouldn’t prevail over the burnt smell. There is something wrong, very wrong at this place.

I try to prepare myself for anything stalking into the shadows, among the ashes. I know it’s a wishful thinking because there are things nobody can be prepared for. I’m fed up with Gods and Demons.

Quietly, I untie the straps used for holding my swords to my own back. Quiver is full. The daggers are where they must be. I tauten the string of the bow in a mechanical manner while trying to see anything through the full-moon blurred light around me. It’s useless; I won’t discover what I must find until I’ll strike into it, it’s always the same thing. I’m never aware of my mission before I actually find it, or lost it. First steps are complicated, but the rest of them are unstoppable. And I know once it starts I’ll be unable to go back, like in a very steep slope.

I close my eyes and take a deep breath. One more time, I try thinking of Mika’s face, the small round countenance of my little girl. Each time is more and more hard remembering her; I’m forgetting even the color of her eyes — Damn it!

I cross the fence, just like the Creatures did, not so time ago. Despite a great portion of the city was consumed by fire there’s still blood in the streets, bodies and parts of them; signs of those soulless beasts’ uncontrollable violence.

Sooner or later, I will face them, I’m sure of that. They will try dismembering and devouring me, but they will get an unpleasant surprise: I’m not easy to kill. They will find out that soon. I only hope luck is again by my side and I could, once more, survive to continue forgetting little by little to my daughter and loathing more and more of her captors.

One day, they will find out dealing with me is not such a good idea.

Compass never lies. The building in front of me, surrounded by Creatures, isn’t the one I’m searching; it’s not my final destination. There are people inside. I can feel it same as the beasts do – the Darkers. They need my help and I could help them, but that isn’t my task. I cannot stop. Good luck…

I continue following the path marked by the magnetized arrow, moving me away from the harassed building and its unfortunate residents. They're lost. Sudden winds blows make me shiver so I must cover up with my black leather jacket. I left my cape nearby the motorcycle since it's not a good idea wearing long garments when facing very vicious and tireless monsters.

I'm sorry about them, but actually that distraction could be useful for me; maybe I'll be lucky and conclude my mission without even sweating, not having to stain my hands with their blood nor be scalded by their hungry jaws' acid. “It's a pity”, I say to myself while keep walking among shadows. This town was complete, well defended, fortified and prepared for welcoming travelers and nomads. It was an oasis in the middle of the desert, a place to go, a destiny itself… Maybe that's why the Creatures had been so conscientious in destroying it. There would be anything more inside their unstable minds, in their primitive actions?

Compass never lies. The Elder and the Kid told me that when I walked together with them at the Edge of Reality. While holding it, I will always find my true journey, my real mission. There it is. It's a small store, an ancient shop no longer closed with a forced and twisted metallic lock. I can still remember how useful were those shops, where it can be found everything, at any time.

It's not that easy now, nor cheap.

We've changed so much. Now, all is more complicated, harder. Nothing makes think of that shop being the safest place in the city – condemned to be shadows and ashes. Nevertheless, it will be inside where I will find what I'm searching.

No, no, no, no… Damn it! How could I have been so stupid? My left side is burning; that monster was about of totally pierce through me. Shit! I’ve been fooled, they deceived me… This attack, all this ruined city… Everything was here to kill me. They slaughter all these people just to stopping me.

Run, don’t stop, go away from here. I try yelling to get the little girl understand it, but I’m barely able to do some stupid gestures. My fever is growing, and I’m choking. Soon I’ll become one of Them. Flee, little girl; leave…

I start losing have power over my own body, my sight becomes cloudy. Where is the girl? I think I’m bleeding to death… Why hadn’t they devoured me yet? Why didn’t take the advantage to destroy me? They wish me to be part of what they are, that’s their revenge: to destroy my soul and becoming one of those that I've been fighting so long. I hope the girl is intelligent enough for leaving. At least, in this battle, I had defeated them again; I did it, beast from the Underworld, I won. I’d saved the girl.

The girl… I hope really having saved her. Mika … She won’t be so fortunate. My daughter, I couldn’t do it; I couldn’t … I cannot breathe. Do I am on my knees? Am I vomiting? Mika, I … I’m not able to move anymore, I’m not sure of what’s real or a dream.

Am I listening flute sound? Am I dying? Mika…

My head is about to explode. I’d always thought dying would be different, that I won’t feel any pain, or loss, and I won’t be conscious of being defeated. I’m not dead, I know that. In barely second I realized that and, having saw what the Creatures do, what I must be right now, I haven’t turned. There are two miracles I don’t deserve that I don’t know whom to thank. I must be dead. That would be a fair punishment for being fooled, for losing the girl. I’m stupid, I ever was.

I’m nude. A bandage is covering wounds and a sweet scent told me about some kind of remedy for healing them. Whoever is, he knows what to do. My side still burning, but the pain is as persistent as acceptable. How long had I been asleep? Where am I? I’ll need a few minutes for being capable of getting up, I’m weak, exhausted. Likely, I’d been feverish.

Darkness embraces me, I could let it rocks me a little more time, abandon myself in sleep… but Kira… She pulls of me, I must get up, I must… Wait, I can hear whispering. There is more than one person behind the surrounding walls. How many? Who are they? Friends or foes? Only a single thing I can do: unveil it.

I shouldn’t yet get up, I realized that, but I must do it. There’s no time. He’s waiting for me; either I’ll bring the girl to him or else Kira… Damn it! How have I been trapped by Them? My head… I must lean again, at least until my eyes adapt to the half-light, till I can stand up without falling once more.

I cannot get up, I can’t do it! If I’m late, if it takes me too much, my daughter will die. He always fulfills his threats. I need to recover the Compass, my weapons; I need to find a kid. I must get up, I have to…

The metal grill sounds like hell. I opt to lifting it up only a few inches; enough to allow me crossing through. Before entering, I check around, all is silence, nothing moves nearby, Compass still points towards the inside of the shop. I go into it without hesitation and roll to what it looks a turned over desk, stopping in the darkness. I cannot yet sense any noise from the outer, apart from the whistle of the wind. Good. Shop is bigger than it seemed outside, with three large corridors full of empty shelves. One of them is obstructed by fallen boards.

I close my eyes and stop breathing. And then, I can hear a respiration coming from the back, sheltered in the deepest shadows.

It's very cold in here. Much more than outside. I feel the exhaled fear of who awaits me in the back. It's always the same. I come to save them, but they are invariably terrified. They're afraid of me. Kids who had survived the plague, who had surpassed hundreds of perils, who had fought face to face with Beasts several times, are frightened of me, a human sent to take them to a secure place. I hadn't ever understood that. True, the City has a dark legend, a truculent story I suffer and for what I am here, right now. But, this is the compensation. I think inhabitants of the unique safe major city on Earth are fortunate, despite all, even me. She's moving, trying to hide from me. She cannot, it's impossible to do it; I always find what I search, although I wouldn't like what I'll find. I am the best, the only one capable of go back and forth restlessly to the City.

I’m still immersed in my own thoughts when I stumble upon her. A baby girl, with her hair dirty and tangled, her clothes ripped and stained with mud and blood. How long had she been at the streets? How much had she suffered? She tries to flee from me, to run, to drag herself away of my reach. She hasn’t nowhere to go. The place is absolutely secured, but also a trap. Notwithstanding of the darkness I see her thinness; maybe she’d been several days without eating. When I finally move next to her and sit along, I think I can feel she’s sighing with resignation.

She won’t escape; they never do once I sit aside. The heat, the need for company is enough. I offer her a chocolate bar and, after a few minutes, she accepts it. When I sense she’s calmer, that she won’t go away from me even if I try to, we stand up. We need to exit the shop.

The mission is fulfilled.

28 de septiembre de 2014

Fumar es peligroso en las trincheras


La noche había caído de repente sobre las trincheras, lo había hecho sin avisar, como los ataques de los morteros o las heridas de bala, como las cartas que llegaban al frente de tanto en tanto y te atrapaban en la nostalgia por lo que uno había dejado en casa. Hacía un frío mortal en la estepa turolense, en aquella noche sin luna, repleta de estrellas, azotada por un viento estremecedor.

Manuel se aferró a su abrigo y se encogió en su trinchera. Recordó a María, su mujer, a la que había dejado en su pueblo embarazada de siete meses hacía ya casi seis y en Clara, su pequeña, a la que aún no conocía y a la que no sabía si llegaría a conocer algún día. Tuvo que lanzar un reniego a la noche estrellada, una bravuconería con la que desatar el nudo que acababa de atenazar su garganta. Bajo el casco llevaba la última carta recibida, hacía ya dos semanas, en la que María, entre borrones, le repetía una y otra vez lo mucho que le quería y lo mucho que estaban pasando… por suerte –pensó- ellas no tenían que sufrir la incertidumbre de no saber si verías el amanecer del día siguiente. Manuel se había jurado al marchar que regresaría, que volvería orgulloso al hogar, la cabeza alta, el porte serio. Sonreiría al volver, quizá incluso silbaría una canción alegre, se lo había prometido, volviese como volviese, sonreiría al hacerlo y María, Clara, sus padres, sus hermanas pequeñas… todos estarían orgullosos de él.

Pasara lo que pasara.

Sonrió de medio lado. Lo cierto era que no estaba tan seguro de poder regresar con una sonrisa… había vivido demasiado en el barro, había visto mucho en las trincheras, sufría en todo momento, lloraba en silencio cuando no tenía nadie cerca, aunque en la noche se escuchasen llorar los unos a los otros. No, no estaba seguro de poder regresar a casa orgulloso y con una sonrisa. Llevaba en las entrañas un dolor insoportable, recuerdos que no podría borrar jamás. Nostalgia por su juventud echada a perder en una guerra estúpida, una contienda entre hermanos…

Aquella guerra era una mierda. Todas las guerras lo eran.

Se le ocurrieron unos versos. De haber tenido papel los habría escrito, aunque sus palabras quedasen ocultas bajo el barro, bajo la sangre de los compañeros y de los enemigos, bajo sus lágrimas oscuras, bajo la condena de no conocer a su pequeña… No tenía papel a mano más que sus cartas y esos pedazos de hogar eran sagrados, los guardaría consigo hasta el día de su muerte, de eso sí que estaba completamente seguro. Su voz de poeta había muerto en la guerra, en la primera batalla en la que había tenido que decidir si él o los que tenía enfrente. No pudo rendirse, no quiso dejarse matar, así que disparó y puso todo su empeño en ello, en sobrevivir, en regresar… y para vivir un día más, había tenido que matar. La guerra era una moneda de dos caras, podía morir aquel que te disparaba o podías morir tú a causa de sus disparos…

Se había jurado regresar, volver a abrazar a María, sostener a Clara entre sus brazos… así que, dejó que su voz de poeta muriese en las trincheras, la mató él mismo, lo tuvo que hacer para sobrevivir.

Marcelino ya no lo haría, él no regresaría nunca a casa.

Marcelino había muerto aquella tarde, apenas tres horas antes del anochecer. Un disparo afortunado había acabado con sus sueños y con su carrera de maestro. Manuel sabía que todos los niños del pueblo llorarían su pérdida. Era muy querido en el pueblo Marcelino. También pensó en la señora Alfonsa, su madre, viuda desde hacía más de quince años. La vio sola en su casa, con los recuerdos viniéndosela encima en las noches de otoño. Marcelino era lo único que la quedaba en el mundo. La bala que había matado a su mejor amigo, a su compañero de juegos desde la infancia, no solo había matado al futuro maestro, también había matado a su madre… y un poco a su amigo y, de una manera incierta y segura al mismo tiempo, a todos los niños de su pueblo a los que enseñó a leer sin ser aún maestro, aquellos que recitaban poemas en clase sin pensar en el color de la bandera de quien los había escrito, sino en lo que rememoraban y traían a los corazones.

Marcelino no podría conocer a su Clara, no la podría enseñar a leer, ni podría conseguir que amase la poesía por encima de las banderas y los colores. Manuel había llorado, sin importarle que el enemigo siguiese disparando desde las trincheras de enfrente, sin importarle que sus compañeros estuviesen a su lado, disparando. Había llorado y había odiado las letras, los versos, los poemas… había terminado de enterrar su voz de poeta para siempre. Y todo por culpa de una bala afortunada.

Recordó entonces el aroma de su compañero, tabaco, Marcelino siempre olía a tabaco, a tabaco y a paja, jamás podría olvidar el olor de Marcelino, como no podía dejar de recordar el verdor de su pueblo, las noches de verano con María, la sensación de victoria al saber que estaba embarazada… el nudo regresó a su garganta, las lágrimas pelearon con sus párpados por escapar… echaba tanto de menos su casa.

De pronto, como si la noche se hubiese contagiado de su tristeza, comenzó a levantarse una niebla gris, espesa, palpable. Manuel apenas podía verse las manos a través de aquella humedad que se colaba hasta sus huesos y congelaba su corazón. Y se decidió a hacerlo, aunque nunca antes había sentido curiosidad, aunque era peligroso. Había jurado volver, tener cuidado, mantenerse con vida, quizá incluso volver de una sola pieza a su hogar… pero se lo debía a Marcelino, era un último homenaje a su compañero del alma, a su amigo. Aquel que incluso en los peores momentos le había hecho sonreír. No habría sobrevivido sin Marcelino, eso era seguro.

Se lo habían prohibido expresamente, pero soltó el arma, una carabina Tigre que se atascaba cada tres disparos y, a pesar del peligro, de la ordenanza militar, de las advertencias de su teniente y de sus propias convicciones personales, Manuel prendió una cerilla y encendió un cigarro, el primer cigarro y el último que encendería en toda su vida. Eso pensó en ese momento al menos. Era peligroso fumar en las trincheras por la noche, se lo habían dicho una y otra vez los superiores. Encender una luz en la oscuridad era como regalar un blanco prácticamente seguro al enemigo. Se decía que un buen tirador podía acertarte en la cabeza a más de cuatrocientos metros de distancia. Además, el teniente había sido tajante, no solo descubrías tu posición sino la del resto de compañeros. Fumar en la trinchera era casi una invitación a la parca. Manuel había prometido volver, no ponerse en peligro si no era imprescindible… pero le debía aquello a Marcelino. Se lo debía.

Esperaba que la niebla cobijase su osadía, porque pensaba fumarse el cigarro a la salud de Marcelino. No creía que hubiese peligro alguno, apenas veía a dos palmos de distancia, así que no creía que corriese peligro. 

Fumó. Recordó las carreras por los caminos y las callejas del pueblo junto a Marcelino, sus peleas con los hijos del carbonero, los primeros versos que escuchó en su vida, recitados por un niño que desde muy pequeño aseguró que quería ser maestro, maestro de pueblo, decía Marcelino. Rememoró las tardes de pesca en el arroyo, la primera conversación sobre chicas, los corros frente a la higuera, las regañinas de la señora Alfonsa y de su madre cuando llegaban tarde y empapados. Fumó llorando o lloró fumando, nunca lo tuvo claro del todo. Marcelino ya no podría ser maestro, no podría cumplir su sueño… ¿y él?, ¿cumpliría el suyo?, ¿volvería a casa?, ¿lo haría sonriendo? No sabía cómo iba la guerra, no sabía quién ganaría y quién perdería, tampoco le importaba, solo pretendía sobrevivir, regresar, besar por primera vez la piel de melocotón de su pequeña Clara, dejarse la vida en que creciese feliz, en que… sí, aunque su voz poética estuviese muerta y enterrada, como Marcelino, en que Clara leyese poesía a los niños y que, si ella quería, fuese la maestra del pueblo…

Estaba tan encerrado en sus propios pensamientos, en su melancolía, que no vio llegar al soldado. Caminaba sin rumbo fijo, siguiendo la línea de trincheras a ciegas, palpando las paredes de barro helado. Fue la luz del cigarro la que finalmente le permitió guiarse en la oscuridad, como si la pequeña llamita fuese un faro en la noche.

-Buenas noches.
-Buenas… buenas noches

Se sorprendió Manuel, que no esperaba a nadie y que se secó las lágrimas con las mangas de su guerrera. Entre hombres hay que guardar las apariencias, ser duro…

-La verdad es que muy buenas no son.
-Lo son, lo son, la niebla no deja que veamos a los de enfrente y nos da un respiro. Esta noche no habrá disparos.
-Eso es verdad. Por lo menos hoy no habrá disparos… Estoy helado, joder.
-Hace mucho frío esta noche. El puto viento este que se le cuela a uno hasta los huesos.
-Oye, ¿no tendrás un cigarro?
-Ya sabes que está prohibido, el teniente…
-Que le den por culo al teniente, al capitán y al general. Aquí les quería ver yo a todos ellos, durmiendo en las trincheras. Valientes hijos de puta están hechos unos y otros. Con lo bien que estaba yo en el pueblo… tengo unas ganas de que se acabe esta mierda de guerra… ya me da igual quién cojones gane. El caso es que se termine de una vez.
-En eso no te puedo ayudar, aunque yo también estoy cansado. Toma, yo no fumo…
-¿Todo el paquete?, pero si está casi entero…
-Ya te he dicho que yo no fumo, esto era de un amigo…
-Ah… lo siento…
-Gracias.
-No hay de qué, macho, aquí todos somos carne de trinchera, hermanos de barro, los de este lado y los de aquel. Si fuera por nosotros les mandábamos a los de arriba a tomar por culo y nos íbamos de cañas y de chatos.
-Sería una buena manera de acabar con esta guerra de mierda.
-Además que sí. Oye, encantado, me llamo Rafael, a ver si nos vemos en otro momento y te puedo devolver el favor de los cigarrillos.
-Yo soy Manuel y no tienes ningún favor que devolverme, pensaba tirarlos. Oye, ten cuidado.
-Y tú, no dejes que esos cabrones te acierten.

Un apretón de manos y una sonrisa, así recordaría siempre Manuel a Rafael. Estuvo casi dos semanas preguntando por él entre los chicos que compartían con él bando y trincheras, barro y sangre, cartas descoloridas y borrones de novias, mujeres y familias, no fue capaz de dar con ningún Rafael.

Quince días después, en la noche, con una niebla tan espesa como la del día en el que había muerto Marcelino, con la piel helada y un viento atronador, llegó el ataque. Manuel dejó de pensar en Clara, en María, en los suyos, en cómo regresaría al pueblo, en la poesía… solo pensaba en disparar antes de que le disparasen, en sobrevivir una noche más, en cubrirse, agacharse, dejarse ver un segundo y matar para que no le matasen a él…

Quince horas, eso duró la batalla. Ganaron.

Manuel abandonó la trinchera por primera vez en casi dos meses recostado entre la tierra marchita y el barro. Estaba exhausto, su alma moribunda apenas recordaba lo que era la poesía, solo había sangre y muerte y dolor y oscuridad por todas partes… caminó hacia donde habían estado las filas enemigas y se sorprendió al descubrir algo en lo que nadie había reparado hasta entonces, había varias trincheras unidas entre sí, algunas de bandos diferentes. Esas cosas sucedían cuando uno apenas sabía contra quién luchaba. Sonrió con tristeza pensando en Marcelino, seguro que habría hecho algún buen chiste de aquello. Lo habría gritado para que todos pudiesen reír con ganas y soltar algo de la adrenalina acumulada durante la refriega. El bueno de Marcelino era así, todo bondad y guasa. Manuel tropezó y estuvo a punto de caer al interior de una de las trincheras. Allí lo vio.

Inconfundible. El paquete de cigarros de Marcelino. Era ese, estaba seguro. A su lado yacía la figura inerte de un muchacho de su edad. Su cuerpo aún caliente, como si acabase de morir hacía unos minutos. Una herida en el corazón y otra en el estómago lo habían matado. Manuel saltó al interior de la trinchera, metió la mano atropelladamente en el bolsillo superior de la camisa del chico, allí encontró una carta emborronada y sucia dirigida a una familia a la que nunca llegaría y el nombre del muerto: Rafael.

Tenía un cigarro en la boca. 

Era un enemigo… no, era un chico enviado a la muerte por quienes querían que en España los hermanos fuesen enemigos. Aquel chico era un amigo que, al final, sí que le había devuelto el favor. Había muerto por él. Nunca se quitó esa idea de la cabeza. Manuel pensó en sus familiares y amigos, en, quizá, una mujer que le esperaba en casa y un hijo al que nunca conocería ya… cayó de rodillas en el suelo y lloró, lloró como nunca antes había llorado. Lo hizo por Marcelino, por Rafael, por los meses sin María, por no conocer aún a Clara, por toda la España resquebrajada y moribunda. Algunos de sus compañeros pasaron junto a él, ninguno se paró, nadie dijo nada, todos compartían su dolor, a nadie le extrañó que llorase ante un presunto enemigo… ante un chico que solo sabían que era su enemigo porque vestía unas ropas diferentes y portaba otra bandera.

Manuel cogió la cajetilla de cigarros, se guardó la carta de Rafael entre las suyas y, ante otro compañero muerto en batalla, volvió a fumar, por segunda y última vez en su vida, se dijo. Una nueva promesa se acumuló a su larga lista, llevar las últimas palabras de aquel chico a sus padres, a quienes les decía lo mismo que él les decía a los suyos cuando les escribía.

Un par de años más tarde, cuando acabó la guerra, aunque aquella fuera una contienda que aún se habría de prolongar durante años en una España ultrajada y rota, Manuel volvió a su hogar, lo hizo silbando una canción alegre, sonriendo, tenía motivos para ser feliz. Había cumplido la promesa, volvía, aunque no estuviese entero por dentro. Al llegar a la plaza de su pueblo abrazó a María, cogió en brazos a Clara, besó a sus hermanas y a sus padres y lo supo, aún podía ser feliz. Dicen que cumplió todas sus promesas y cuando lo hizo, cuando su alma se serenó y volvió a estar en relativa paz, dedicó el resto de su vida a sonreír y a escribir versos para niños, acompañado siempre del humo de una marca de cigarrillos.


A los combatientes de la Guerra Civil española,
da igual el bando. Para sus familias…

10 de mayo de 2014

La Cazadora V

El cierre metálico hace un ruido de mil demonios. Me limito a subirlo unos centímetros, los necesarios para colarme. Antes de entrar me cercioro, todo está en silencio, nada se mueve en los alrededores, la Brújula sigue indicando el interior del local. Entro sin pensarlo más. Ruedo hasta lo que parece un mostrador volcado y me detengo en la oscuridad. Sigo sin percibir un solo ruido procedente del exterior más allá del silbido del viento. Bien. El local es más grande de lo que aparenta desde el exterior, hay tres largos pasillos de estanterías vacías, uno de ellos está obstruido por unos baldes caídos. Cierro los ojos y contengo la respiración. Y entonces escucho una respiración. Está al fondo de la tienda. Cobijada en lo más profundo de las sombras.

Hace mucho frío aquí dentro. Más que en el exterior. Puedo percibir el miedo exhalado por quien me espera en el fondo. Siempre ocurre lo mismo. Vengo a salvarlos, pero los aterro siempre. Me temen. Niños que han sobrevivido a la plaga, que han superado centenares de peligros, que se han enfrentado en ocasiones a las Bestias cara a cara tienen miedo de mí, de una humana, de aquella que ha sido enviada para llevarles a lugar seguro. Nunca lo he entendido. Es cierto que La Ciudad tiene una leyenda negra, una historia truculenta que yo misma sufro y por la que estoy aquí ahora mismo. Pero la contrapartida es esto. Creo que los habitantes de la única urbe segura de la Tierra son afortunados a pesar de todo, que yo lo soy. Se mueve, intenta ocultarse de mí. No puede hacerlo, es imposible, siempre encuentro lo que busco, aunque no me guste lo que pueda encontrar. Soy la mejor, la única capaz de ir y volver de La Ciudad sin descanso...

Sigo sumida en mis pensamientos cuando me topo con ella, es una niña. Tiene el pelo sucio y enmarañado, las ropas rotas y manchadas de barro, de sangre. ¿Cuánto tiempo llevará en la calle?, ¿cuánto habrá sufrido? Intenta huir de mí, correr, arrastrarse lejos de mi alcance. No tiene dónde escapar. El lugar es completamente seguro, pero es una ratonera. A pesar de la oscuridad puedo ver que está muy delgada, quizá lleve varios días sin comer nada. Cuando por fin consigo llegar hasta ella y me siento a su lado creo percibir que suspira resignada. No escapará, ninguno lo hace una vez me he sentado a su lado. El calor, la necesidad de compañía es suficiente. Le ofrezco una chocolatina y tarda unos minutos, pero al final la acepta. Cuando siento que está más tranquila, que no querrá alejarse de mí aunque yo lo pretenda nos levantamos. Tenemos que salir de la tienda. La misión está cumplida.

27 de septiembre de 2014

La Cazadora IV

La cabeza me va a estallar... siempre supuse que morir sería otra cosa, que ya no sentiría ni dolor ni pérdida ni albergaría el sentimiento de saberme derrotada. No he muerto, lo sé. Lo cierto es que he tardado apenas unos segundos en saber que no lo he hecho y por lo que he visto hacer a esas Criaturas, por lo que debería ser ahora mismo, tampoco me he llegado a transformar. Dos milagros que no sé a quién deberé pagar y que no merezco. Tendría que haber muerto. Sería un justo castigo por haberme dejado engañar, por haberme permitido perder a la pequeña. Soy una idiota, siempre lo he sido.

Estoy desnuda. Un vendaje cubre mis heridas y un aroma dulzón me habla de algún tipo de remedio para curarlas. Sea quien sea sabe lo que hace. El costado aún me arde, pero el dolor es tan persistente como aceptable. ¿Cuánto tiempo llevo dormida?, ¿dónde estoy? Aún necesitaré unos minutos antes de ponerme en pie, estoy débil, agotada. He debido tener fiebre. La oscuridad me abraza, podría dejarme mecer por ella algo más, podría abandonarme al sueño... pero Kira... ella tira de mí, tengo que levantarme, tengo que... espera, oigo murmullos. Hay más de una persona al otro lado de las paredes que me rodean, ¿cuántos?, ¿quiénes?, ¿amigos o enemigos? Solo puedo hacer una cosa, descubrirlo.

No debería levantarme aún, lo sé, pero debo hacerlo, no puedo perder más tiempo. Él me esperaba, tenía que llevarle a la niña o Kira… ¡maldita sea!, ¿cómo he podido dejarme atrapar por Ellos? Mi cabeza… he de recostarme de nuevo, al menos hasta que mis ojos se acostumbren a las penumbras, hasta que logre levantarme sin caer de nuevo. No puedo levantarme, ¡no puedo! Si no llego a tiempo, si me he demorado demasiado, mi hija morirá, Él siempre cumple sus amenazas. Necesito recuperar la Brújula, mis armas, necesito encontrar un niño. Tengo que levantarme, tengo que…

26 de septiembre de 2014

La Cazadora III

No, no, no, no... ¡maldita sea! ¿Cómo he podido ser tan estúpida? Me arde todo el costado izquierdo, ese monstruo ha estado a punto de atravesarme por completo. ¡Mierda! Me han engañado, me han mentido... todo este ataque, toda esta ciudad arrasada hasta sus cimientos... todo era una trampa para matarme. Toda esta gente ha muerto para intentar detenerme. Corre, no te detengas, vete de aquí, aléjate todo lo que puedas. Intento gritar para que la niña me entienda pero apenas soy capaz de hacer un par de gestos estúpidos. Me está subiendo la fiebre, me asfixio. No tardaré en ser uno de Ellos. Vete, niña, márchate...

Empiezo a ser incapaz de controlar mi propio cuerpo, la niebla se me nubla, ¿dónde está la niña? Debo de estar desangrándome… ¿por qué no me han devorado?, ¿por qué no han aprovechado para destruirme? Quieren que sea parte de los que son, esa es su venganza, destruir mi alma, convertirme en aquello frente a lo que llevo tanto tiempo combatiendo. Espero que la niña sea inteligente, que se marche. Al menos en esa batalla he vuelto a derrotarlos una vez más, lo he hecho bestias del averno, os he vencido. He salvado a la pequeña.

La pequeña… espero haberla salvado realmente. Mika… ella no tendrá tanta suerte. Hija mía, no pude hacerlo, no he podido… no puedo respirar. ¿Estoy de rodillas?, ¿vomito? Mika… soy… soy incapaz de moverme, no sé qué es real y qué es sueño. ¿Estoy escuchando una flauta?, ¿estoy muriendo? Mika…

24 de septiembre de 2014

La Cazadora II

La Brújula nunca miente. El edificio que tengo enfrente, rodeado de las Criaturas no es el que busco, no es mi destino final. Ahí dentro hay gente, lo sé, puedo sentirlo, igual que lo hacen las bestias, los Oscuros... necesitan ayuda y yo podría proporcionársela, pero no es mi misión, no puedo detenerme. Suerte...

Sigo la dirección marcada por la flecha imantada. Me aleja del edificio acosado y sus desgraciados moradores. Están perdidos. Una repentina corriente de aire me estremece y me hace cobijarme todo lo posible bajo mi negra cazadora de cuero. He dejado mi capa junto a mi moto, no es aconsejable vestir prendas amplias cuando una se enfrenta a monstruos incansables y violentos en extremo. Lo siento por ellos, pero su distracción puede serme útil, quizá tenga la suerte de lograr mi objetivo sin sudar siquiera, sin mancharme las manos con su sangre broncínea, sin quemarme con el ácido de sus fauces hambrientas. Es una pena, me digo mientras camino al almaro de las sombras, esta ciudad estaba completa, bien defendida, amurallada y preparada para acoger a viajeros y nómadas. Era un oasis en mitad del desierto, un punto al que llegar, una meta en sí misma… quizá por eso las Criaturas se han esmerado tanto en su destrucción… ¿habrá algo más por encima de sus endebles mentes, de sus actos primarios?

La Brújula nunca miente. Ya me lo dijeron el Anciano y el Niño cuando caminé con ellos en el Borde de la Realidad. Con ella en mis manos siempre encontraré mi verdadero viaje, mi verdadera misión. Ahí está. Es un local pequeño, un antiguo comercio chico protegido con un cierre metálico forzado y retorcido. Aún recuerdo lo bien que venían en ocasiones esas tiendas donde una podía encontrar de todo a casi cualquier hora. Hace tiempo que nada es tan fácil ni tan barato. Hemos cambiado tanto. Ahora es todo tan complicado, tan duro. Nada hace que esa tienda parezca el lugar más seguro de esta ciudad condenada a las sombras y a las cenizas. Y sin embargo… ahí es donde encontraré lo que busco.

23 de septiembre de 2014

La Cazadora

La redención es un punto de vista... un estado de ánimo en realidad. No sé quién pretende redimirme de mis supuestos pecados ni por qué tengo que hacerlo, pero aquí estoy, presta para la batalla, dispuesta a ofrecer mi sangre y mi alma para ser perdonada por un ser que ni siquiera sé realmente si existe. Aquí huele a podrido. La ciudad aún humea, no debería prevalecer el olor a carne muerta, sino la peste a quemado. Algo va mal en este lugar, muy mal. Intento prepararme para afrontar cualquier cosa que aceche en sus sombras abrasadas, en sus cenizas. Sé que es una estupidez, una nunca está preparada para toparse con algunas cosas. Estoy harta de dioses y demonios.

Desato en silencio las correas que fijan mis espadas a mi espalda. El carcaj está repleto. Las dagas también están en su sitio. Tenso el arco en un gesto mecánico e intento vislumbrar algo a través de la difuminada luz de la noche de luna llena que me enmarca. Es inútil, no descubriré qué tengo que encontrar ahí dentro hasta que me tope con ello, siempre es igual. Nunca conozco el objeto de mi misión hasta que lo he encontrado… o perdido. El primer paso siempre es el más complicado de dar, el resto es una sucesión imparable. Sé que, una vez que esté ahí dentro, no podré retroceder, será como una cuesta abajo, no podré frenar. Cierro los ojos, respiro, exhalo y, como siempre, intento ver el rostro de Mika, la carita redonda de mi pequeña. Cada vez se me hace más complicado el recordarla, estoy olvidando incluso el color de sus ojos… ¡maldita sea!

Atravieso la empalizada, como la tuvieron que atravesar en su día, no hace demasiado tiempo, las Criaturas. A pesar del fuego que ha consumido gran parte de la ciudad aún hay sangre en las calles, aún hay cuerpos y pedazos de cuerpos, aún hay señales de la violencia desenfrenada de esas bestias sin alma. Me encontraré con ellas tarde o temprano, lo sé, intentarán desmembrarme y devorarme, aunque se llevarán una sorpresa desagradable. No soy fácil de matar, lo descubrirán muy pronto. Solo espero que siga teniendo la fortuna de mi lado y que en esta ocasión, una vez más, sobreviva para seguir olvidando a mi hija poco a poco, para seguir afianzando el odio hacia sus captores. Algún día, descubrirán que no es una buena idea el enfrentarse conmigo.