7 de febrero de 2015

El cumpleaños más feliz de Samuel


Puede que todo hubiese sido una mentira, pero había sido tan hermosa que a Samuel no le importaba. Le dio igual que el paisaje nevado de su sexto cumpleaños fuese de cartón, que su futbolista favorito ni siquiera se hubiese enterado de que él iba a celebrar una fiesta y no fuese más que un póster recortado del Marca o que las sonrisas de sus padres escondiesen una profunda tristeza por no poderle dar cuanto quería y ellos creían que merecía su hijo. Aquel había sido el cumpleaños más feliz de toda su vida. Dicen que, muchos años después, siendo ya muy mayor, Samuel tuvo un cumpleaños en el que todo era de verdad, el futbolista que le encantaba, la risa franca de sus padres e incluso el paisaje nevado que le rodeaba, aunque, ni siquiera ese día, pudo sentirse tan feliz como cuando cumplió 6 años y sus padres, sin apenas nada, le dieron todo cuanto tenían y que ese día, al recordar aquello, decidió ayudar a que los cumpleaños y días especiales de todos los niños que no tenían casi nada fuesen los mejores que hubiesen podido soñar jamás y que, incluso logró hacer sonreír a un niño que creía que alguien le había robado la sonrisa… aunque esa, amigos, es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión.