27 de abril de 2015

El loco de la radio

Había quien decía que estaba loco, porque eso de llevar un programa de radio a un colegio ¡para hablar de libros! Parecía una auténtica locura, pero él seguía llevándolo al cole una y otra vez, y en cada ocasión intentaba sorprender a los chicos y chicas con algo diferente. Había niños que se dormían, otros que se aburrían un puñado y algunos más que se tiraban todo el tiempo que duraba el programa pensando en las albóndigas que su madre o su padre les iba a poner para comer, incluso había siempre uno que pensaba en la alineación del Barcelona para el partido de la semana. Aunque eso a él no le importaba, porque en cada ocasión había una persona, solo una, que pensaba que eso de leer o escribir estaba mucho mejor de lo que había pensado hasta ese momento y que decidía hacerlo desde ese mismo momento. Y dicen que hubo una niña que, gracias a esa locura, se convirtió en ilustradora y que hizo felices a miles de niños en todo el mundo con sus ilustraciones, sobre todo con las de un dragón de colores que llevaba estrellas a los niños que no tenían dónde dormir y que… bueno, lo dejaremos por esta vez, porque esa, amigos, es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión.