25 de abril de 2015

Los sueños de Ahmed

A veces las cosas son así, no te las esperas y… pasan. Otras veces no pasan, también es verdad. Ahmed sabía que así era la vida, lo había aprendido a base de batacazos diversos, pero él seguía luchando por sus sueños, continuaba batallando por lo que creía que era justo, no paraba de esgrimir todas sus ilusiones y sueños por aquello en lo que creía. Así que, al final, sin esperárselo ya, sucedió, que es algo que suele pasar cuando uno trabaja firmemente y con un propósito en la cabeza, otras veces no pasa, es verdad, pero ahora lo que cuenta es que, en su caso, ocurrió. No le preguntéis cómo fue ni por qué, Ahmed solo podría responderos que pasó, sin más, pero tampoco sin menos. El caso es que lo consiguió y eso hizo que sus sueños creciesen y que luchase por cosas que parecían aún más complicadas y difíciles. Tanto luchó, tanto soñó y tanto peleó que incluso logró algo que nadie en el mundo entero habría imaginado que pudiera hacerse y que le convirtió en alguien sumamente conocido aunque esa, amigos, es otra historia, y deberá ser contada en otra ocasión.