13 de julio de 2015

El Rey que mandaba...


Quiso el rey que todos sus vasallos se acostaran a las nueve de la noche y durante un tiempo todos le obedecieron. Quiso el rey que todos sus súbditos comiesen tres veces al día, a las nueve de la mañana, las dos de la tarde y las ocho y durante un tiempo todos le obedecieron. Quiso el rey que todas las personas de su reino arasen las tierras desde las diez de la mañana hasta la una y desde las cuatro de la tarde hasta las siete y media. Y durante un tiempo, todos le obedecieron… hasta el día en el que los niños del reino aprendieron a leer. Entonces descubrieron que en otros reinos había personas que no comían más que una vez al día y en otros había personas que jugaban y disfrutaban por la noche y en otros los había incluso que llegaban a reyes habiendo nacido como campesinos… ese día, el día en el que los niños aprendieron a leer empezó a terminarse el gobierno de aquel rey que siempre decía qué tenían que hacer los demás.