#MalditaGuerra

Porque la Guerra es una mierda, se mire como se mire

"La gran aventura de Sir Wilfredo - El asedio de las sombras"

Una novela para disfrutar de las princesas y de los caballeros.

Microrrelatos en 3 Capítulos

Disfruta de más de cien historias cortas

La importancia de las librerías

Artículo publicado en Diábolo Magazine

26 de marzo de 2015

Funcionario del Ministerio


Descender estas escaleras tiene algo de magnético, cada escalón, cada descansillo, es un rincón que te atrae con una fuerza imposible de afrontar. Creo que no hay una sola persona incapaz de escapar a su influjo, a la provocación de su magia. En ocasiones incluso llega a doler. Y luego están las puertas, cada una con una promesa de una vida mejor o de una historia diferente… no comprendo cómo todo esto continúa en pie, por qué nadie se ha decidido a intentar cambiar el mundo por otro que considere mucho mejor. Es sorprendente… un simple robo a un personaje concreto, una mera anécdota en la historia y podríamos cambiarlo todo… un segundo podría evitar una guerra, provocar una catástrofe o salvar una vida. Da miedo. Sí, creo que toda la atracción, todas las posibilidades, todo lo que he tenido que hacer para salvaguardar este extravagante rincón del universo ha venido propiciado por el miedo a que todo cambie, a que todo pueda cambiar tan fácilmente… 

Cuando me llamaron a filas no esperaba nada de esto. Puede que mi vida no valiese demasiado por aquel entonces, puede que no me esperase nadie, puede que no fuese más que una mota de polvo en la Historia del Mundo, pero podría haberme recuperado… podría haber encontrado el amor o un motivo para continuar adelante… ahora solo me muevo por objetivos, por misiones. Es cierto, mis compañeros… ellos son los pilares que me mantienen en pie, sin ellos sería incapaz de dar un paso más o afrontar una nueva aventura, gracias a ellos sigo aquí. He perdido la cuenta de las veces en las que les he salvado el cuello o ellos me lo han salvado a mí. Gracias a esa imposible morada he conocido a mis hermanos de armas y he podido sobrevivir a este loco Siglo XXI que parece extraído de una pesadilla de Dante…

Inés es la fuerza de nuestro equipo, sin ella no creo que hubiésemos sido capaces de sobrevivir a ninguna de las misiones suicidas a las que nos han enviado. Ramiro es el cerebro, él es capaz de hacernos escapar de cualquier situación, por imposible que parezca y yo… en fin, yo me limito a serles de ayuda en todo lo que piden, soy el miembro menos válido del grupo, lo sé, pero intento no estorbarles demasiado. Lo cierto es que no sé qué hizo que el Ministerio se fijase en mí y sin embargo, aquí estoy, dispuesto a viajar a al Siglo de Oro, a la Guerra Civil o a la época de los Reyes Católicos, ¿qué más da? En todas partes es lo mismo. Los españoles siempre seremos iguales, da igual la época que transitemos. No sé, quizá en esta misión, de una vez por todas, me dedica a cambiar el mundo de una vez por todas. O quizá me limite a seguir repitiendo la línea temporal una y otra vez, sabiendo que lo único que no podré tocar, realmente, es aquello que más me importa. Dirán lo que quieran, pero este ministerio jode a sus funcionarios como el que más, aunque de vez en cuando me pueda dar una vuelta por los prostíbulos del Madrid del XVIII o ligarme a una jovencita libidinosa de los 80, en fin, algo bueno tenía que tener el trabajar aquí, ¿no?

21 de marzo de 2015

El gato indeciso...


Había una vez un gato que no sabía qué quería ser de mayor, una tarde, mientras paseaba por la sabana se perdió y no supo cómo volver a casa, así que deambuló por entre las robustas patas de los elefantes, se escabulló de las leonas hambrientas y se escondió de un leopardo con ganas de juerga. La noche cayó de repente y el pobre gatito se acurrucó bajo un baobab, tenía mucha hambre y mucho frío, porque, aunque el sol pegue con fuerza sobre el suelo de África, cuando cae la noche, el frío es el amo y señor de la planicie, acompañado en su gobierno por el viento silbador. Rugidos, bramidos y mugidos llegaron hasta él, así que el gatito se encogió todo lo posible, intentando hacerse invisible en la oscuridad. De repente alguien chistó en la noche y el gato intentó encogerse un poco más, el que había chistado antes lo hizo aún algo más fuerte y como el gato no abría los ojos, terminó por gritarle en voz alta que qué hacía ahí escondido, bajo el baobab que era su hogar. El pobre gato no tuvo más remedio que abrir los ojos y se encontró con un babuino que le miraba desde las alturas… al verlo, vio algo grande, enorme, luminoso que había detrás del mono. Era, era, era algo impresionante y realmente increíble. El babuino se percató de que la mirada del gato se alejaba más allá de donde él estaba y sonrió… “la ha descubierto” –pensó- ha descubierto la magia de la luna. Dicen que el gato intentó saltar para alcanzarla. Primero saltó unos centímetros, después un metro y después más y más y más… aunque ni así pudo alcanzar la luna… dicen que el mono y aquel gato, que se convirtió en el primer serval de la historia, se hicieron grandes amigos y que juntos salvaron África de una invasión de termitas, de una sequía provocada por el hombre e incluso de una guerra entre animales que podría haber sido terrible, pero esas, amigos, son otras historias y deberán ser contadas en otra ocasión.

19 de marzo de 2015

¿Y qué más da dónde estén los huesos de Cervantes?


Sí, sí, que es él el dueño de algunos huesos, bueno, o casi seguro que lo es...

Esto es algo que me llevo preguntando desde que se iniciaron las investigaciones que estos días tienen revolucionado el Barrio de las Letras de Madrid, a los políticos, a los comerciantes, a los historiadores y a los que saben más o menos quién fue ese tal Cervantes que escribió un libro que, según muchas personas, es la mejor novela de la historia de la Literatura (esto lo sabemos muchos, aunque no lo hayamos leído entero jamás… ejem).

El caso es que hemos tenido noticias recientes en las que los expertos e investigadores afirman… o casi, que sí, que han encontrado restos de los huesos de Don Miguel de Cervantes Saavedra, según ellos (aunque tampoco lo confirman rotundamente, por si acaso), este buen hombre (aunque estuviese en la cárcel y se dedicaba a cobrar impuestos) estaba enterrado en el Convento de las Trinitarias, en Madrid. Hombre, supongo que después de 400 años y sin nada con lo que corroborar el ADN encontrado es algo complicadillo el afirmar rotundamente algo como que se sabe que esos restos son de una u otra persona, pero… no pasa nada, los políticos de turno se han tomado las prisas necesarias para confirmar y asegurar ante todo el mundo que esos restos sí que pertenecen al padre del Caballero de la Triste Figura.

Leer a Cervantes, ese sí que sería un modo genial de homenajearle. ¡Ah! Bueno, que nos da igual homenajear a Cervantes, que el tema es promocionar la visita a Madrid ¿o no?

Hay que decir que esos huesos han tenido un trajín que ni una lavadora en el momento del centrifugado, han vivido demoliciones y reconstrucciones, han compartido hueco con los de otras personas y han sido olvidados y poco respetados durante siglos, pero ¿qué más da? Esos huesos son una mina de oro. Aun así, todavía hay quien duda…

Pero vamos, que ya os digo yo que sí que pertenecen a Cervantes, es seguro y refutable ante quien diga lo contrario y es que, como no lo fuesen… se iba a liar, ¡y gorda! Con lo bien que le va a venir a Madrid, al Barrio de las Letras y a la mismísima Iglesia… así que, tranquilos, que ya podemos ir a rezar ante la tumba del autor (o no, según lo que él mismo afirmaba) del libro más famoso de nuestra historia. Cervantes nació en Alcalá de Henares (como muestra su partida de nacimiento salvada milagrosamente durante la Guerra Civil Española) y fue enterrado en el Convento de las Trinitarias, en Madrid, ¿no es impresionante? Qué gran punto para la capital de España el de contar con unos restos tan emblemáticos… y qué estupenda casualidad que se hayan encontrado precisamente en el año en el que se celebra el 4º centenario de la publicación de la segunda parte de “Don Quijote de la Mancha”, ¡joder!, es que es algo que parece sacado de una novela.

¿Y no sería estupendo que todo esto viniese acompañado de una promoción bestial de TODA la obra del padre de Sancho Panza y Dulcinea del Toboso, pero también de Rinconete y Cortadillo y de muchos más?

El caso es que este asunto cervantino es como su propia obra, o eso me parece a mí, está repleto de asuntos extraños, símbolos ocultos y picaresca, mucha picaresca. Pero tranquilos, pronto podremos visitar la única y verdadera tumba del Manco de Lepanto, aunque no esté por allí o esté solo un pedazo de sus restos (ojo, que sí que puede que esté ¿eh?), igual que visitamos, por poner un ejemplo, la tumba de Colón en Sevilla o la de Santiago en Galicia… que le va a venir de lujo a la capital, hombre.

Eso sí, a mí, por lo menos a mí, me habría encantado que esto se hiciese con fines culturales y no económicos… aunque bueno… a la gente del Barrio de las Letras les viene de lujo, al cuarto centenario más y a Cervantes… bueno, supongo que le servirá para vender unos ejemplares más de su Quijote y poder vivir de ello… a, no, que murió en la miseria hace unos años…

Esto de la Cultura es extraño… podemos repudiar a los artistas, les podemos decir que son insolentes, caras, malhablados o engreídos, podemos subirles los impuestos, robarles la obra o llamarles de todo cuando haga falta, pero, fijaos, qué bien vienen una vez muertos para promocionar nuestras cosas…

En fin… habrá que ir a rezarle al nuevo santo de la capital… o leer su obra, que no hay mejor homenaje para un autor que ya ha fallecido hace siglos. Yo por si acaso, empezaría a hacer cola.


18 de marzo de 2015

La Literatura y la Historia como tablas de salvación de la Tauromaquia


La Asociación Taurina de Navas del Rey convoca, dentro de sus jornadas taurinas, la conferencia “Los toros y la Generación del 27”

El mundo taurino no pasa por su mejor momento en cuanto a popularidad se refiere, sí tiene muchos defensores entre sus filas y sí que sigue siendo una fuerza importante dentro del ámbito de los espectáculos en España, Francia y Latinoamérica, la que para Federico García Lorca era la “Fiesta más culta que hay hoy día en el mundo, es directamente rechazada por buena parte del mundo cultural, aunque es innegable que la relación entre los Toros y buena parte de la referencia cultural de aquellos lugares en los que se desarrolla es fuerte y estrecha.

Nos pueden gustar las corridas de toros y el mundo que las rodea o puede no hacerlo, pero no habrá nadie con una pizca de cultura que niegue que la literatura, la pintura, la escultura o la música son artes que siempre han estado muy involucradas e inspiradas por aquello que se desarrolla entre un toro y un hombre en un ruedo. Puede que a día de hoy, como ya pasó hace más de cien años, con Miguel de Unamuno a la cabeza, que llegó a afirmar que siempre le habían aburrido y repugnado las corridas de toros, haya una inmensa mayoría de creadores de todos los ámbitos que renieguen de la tauromaquia, de hecho, creo que si el mundo taurino quiere perdurar, debe realizar un esfuerzo para atraer a su historia a aquellos que reniegan de ella por considerar que todo lo relacionado con la llamada “Fiesta Nacional” es bestial, sanguinario e inhumano.

Con ese motivo, como manifestó Carlos Abella Martín, director gerente del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, se han puesto en marcha una serie de actividades que pretenden acercar el mundo taurino al gran público y separar en todo lo posible, o hacer ver que lo uno puede disfrutarse sin lo otro, la historia, el arte y la cultura referente al mundo taurino y lo que son las corridas de toros y similares, porque no hay que olvidar que parte de nuestra historia cultural, está íntimamente relacionada con la tauromaquia, de hecho, en parte, si podemos disfrutar de una llamada Generación del 27 fue por culpa de un torero muy importante en nuestra literatura, Ignacio Sánchez Mejías.

En ese ámbito de difusión y separación (o intento de reunión, que también podría decirse) se incluye la conferencia que organizó el pasado viernes 13 la Asociación Taurina de Navas del Rey en el salón de plenos del ayuntamiento casero, dentro del marco de las jornadas taurinas organizadas para este mes de marzo y que incluían la inauguración de la nueva sección taurina del Centro de Lectura Doctor Antonio Nogales y una exposición fotográfica de la Agencia EFE: “Los toros y la Generación del 27”.

Dejando de lado el gusto o no por el asunto taurino, la conferencia, impartida por José Miguel González Soriano, director de la biblioteca “José María del Cossío”, de la plaza de toros de Las Ventas fue un auténtico repaso a los últimos 100 años de relación entre el mundo taurino y la literatura, aunque también versó de retazos en otros artes y disciplinas. Rafael Alberti, Federico García Lorca o Miguel Hernández fueron algunas de las figuras literarias que desfilaron ante los ojos y los oídos de los reunidos en el salón de plenos durante más de una hora y media de disertación acompañada de material audiovisual, lectura de versos, cartas manuscritas… una conferencia que contó con la presencia del alcalde de la localidad, Jaime Martín, y varios concejales de la corporación municipal, entre los que destacaba la concejala de cultura de Navas del Rey, María Isabel Romero. El acto concluyó con la voz y la imagen de todo un Premio Nobel de Literatura, Vicente Aleixandre, que recitó para todos los presentes versos del mismísimo Lorca. Además, el evento contó con la participación del Grupo de Teatro de la localidad casera.

Es indudable, pueden gustarnos los toros o no, la llamada “Fiesta Nacional” nos puede resultar a algunos anticuada y hasta cruel… pero es un tipo de festejo que nos lleva acompañando, para bien o para mal, siglos y cuya presencia en el arte es indudable. Quizá uno de los poemas más conocidos de Federico García Lorca sea ese Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, solo por poner un ejemplo...  

Quizá sea bueno conocer esa parte tan importante de nuestra historia y de nuestro arte para poder entender cómo somos en realidad. La Generación del 27 disfrutó de la tauromaquia y de la farándula que la rodeaba, nosotros disfrutamos hoy en día de su literatura y de su poesía, pero lo uno no se puede entender realmente sin lo otro. Una vez más, aquellos que temen perder su memoria, recurren a aquellos que la hacen perdurar para siempre, los creadores, los artistas… los escritores.

La Literatura como tabla de salvación, una vez más, espero que en algún momento, esta colaboración y ayuda sea recíproca.


8 de marzo de 2015

Usando programas para realizar humildes, pero merecidos homenajes

Erase una vez una autora extraordinaria… y vital, viajera, amable, sonriente, rebelde… estos son algunos de los adjetivos que se escucharon en la grabación del capítulo 158 de La Biblioteca Encantada, el programa de Radio 21 dedicado al mundo de la literatura de cada viernes por la noche, un episodio dedicado en exclusiva a la figura de la recientemente desaparecida Montserrat del Amo, una de las autoras más representativas e inspiradoras de la literatura infantil y juvenil española. Madre literaria de más de 70 libros para niños y jóvenes, siempre con la lucha social como bandera y con la rebeldía como seña de identidad, Montserrat del Amo fue la primera autora en recibir el Premio Nacional de Narrativa Infantil y Juvenil en 1978 y mereció galardones tan importantes como el Premio Lazarillo, el Iberoamericano SM o el CCEI.

Ante la ausencia de noticias sobre el triste fallecimiento del pasado jueves 26 de febrero en los medios nacionales, la dirección de La Biblioteca Encantada decidió grabar este pequeño homenaje, realizado el pasado martes 3 de marzo en la Biblioteca Municipal de Chapinería con ayuda del escritor Santiago García-Clairac, de la editora María José Gómez y de Rafael Rodríguez, el programa contó también con la presencia “virtual” a través de menciones, cartas y audios de la ilustradora Tesa González, las escritoras Paloma Muiña, Mónica Rodríguez, Elvira Menéndez, Lola Nuñez, María Menéndez-Ponte, los autores Jorge Gómez Soto y David J. Skinner, la bibliotecaria Luz del Olmo y la presidenta del Consejo General del Libro Infantil y Juvenil, Sara Moreno.

Un humilde, pero merecidísimo, homenaje a la figura de una de las más grandes escritoras que se podrá escuchar en Radio 21 y que hace hincapié en la necesidad de darle a la literatura infantil y juvenil la importancia que se merece, que no es, al menos pienso yo, un mero apunte en un informativo o un minúsculo artículo en una versión digital de un periódico.



3 de marzo de 2015

De talleres y programas de radio por Navalcarnero


Ya estuve el año pasado y me lo pasé tan bien que le pedí a José Carlos Atienza y a la dirección del Colegio Público José Jalón de Navalcarnero que me invitasen todos los años a charlar con sus estupendos alumnos y a volver a realizar desde allí un estupendo programa de radio con ellos como protagonistas. Y lo bueno es que me escucharon. Así que este año he vuelto a estar en el Encuentro con Autores "Contamos" de este cole con ganas de convertir a sus alumnos en buenos lectores y escritores.

Este año, además de realizar un fantástico programa de Menudo Castillo desde el colegio con la mayoría de los autores invitados a las jornadas de animación a la lectura, he tenido la oportunidad de realizar un taller para los peques de 3º de primaria, una sesión llamada "Las Herramientas del Locutor de Radio" con la que intenté contarles a grandes rasgos cuáles son los utensilios de los que disponemos más importantes a la hora de hacer buena radio.

Los peques de 3º se portaron muy, pero que muy bien y no sé si aprendieron algo con la charla que compartimos pero de una cosa estoy seguro, se lo pasaron muy, muy bien (bueno, y yo también, palabra).

Tuvimos la suerte de contar con la presencia de los alumnos de 6º y de Satiago García-Clairac para grabar la primera hora del programa, en la que entrevistamos a Pedro, un joven escritor con muy buenas maneras y de tener con nosotros al propio José Carlos Atienza, a Silvia (la dire del cole), a J.a. Olloqui y a Rubén Serrano para la segunda, lo que nos ha regalado ¡un programón!

La verdad es que fue una jornada fantástica, de esas que hacen que uno llegue a casa con una sonrisa bobalicona en la cara y la sensación de haber hecho un buen trabajo. Me gustaría agradecérselo desde aquí a todos los responsables de que se realice un evento dedicado exclusivamente a llevar el amor por la literatura a los alumnos de todo un colegio. A José Carlos Atienza, a todo el personal del colegio y, por supuesto, a los fantásticos alumnos de un centro que, quién sabe, puede que algún día lleve a antiguos alumnos a visitar a los nuevos, van camino de ello.