14 de agosto de 2016

He ganado el X Certamen de Poesía de Navas del Rey


¡Qué suerte! Ayer, estaba yo haciendo fotos de la estupenda representación teatral del Grupo de Teatro de Navas del Rey cuando anunciaron que iban a dar los premios de los concursos de verano y, una vez más, tuve la inmensa fortuna de ser galardonado con uno de los premios, en esta ocasión el de poesía. El de relato se lo llevó mi amigo José Gerardo Vargas, así que... 

Pues nada, aquí tenéis el poema, creo que ya lo publiqué por aquí hace tiempo, pero bueno, lo repito.


Guerra

Una vez llegué a pensar que una guerra a tiempo es un acierto…
era un ignorante entonces, lo confieso

después
ahora
         más tarde
llegaron las fotos
                           los vídeos
                                           el dolor
                                                        los gritos
las certezas

la guerra es un polvo gris sobre los niños
indefensos
    miembros inertes sobre los brazos de sus padres,
miedos innombrables en los ojos
aterrados
               recuerdos que ya jamás se olvidan,

con suerte un campo de refugiados atestado,
por lo común escombros, cenizas, sangres y trincheras…

La guerra es una cicatriz inabarcable…

Es el llanto inconsolable de unos rizos despeinados,
los ojos aterrados de una madre
un padre inmóvil, incapaz de comprender qué ha sucedido
una enfermedad crónica, inaudita, inexplicable…

ahora lo sé
y no puedo menos que reconocerlo y alegrarme,
nunca he tenido que lamentar vivir en una guerra,
no he sufrido una batalla…

era, soy, un ignorante
lo reconozco,
pero hoy soy un poco más sabio al afirmar:

nada bueno puede traernos nunca una guerra.