#MalditaGuerra

Porque la Guerra es una mierda, se mire como se mire

"La gran aventura de Sir Wilfredo - El asedio de las sombras"

Una novela para disfrutar de las princesas y de los caballeros.

Microrrelatos en 3 Capítulos

Disfruta de más de cien historias cortas

La importancia de las librerías

Artículo publicado en Diábolo Magazine

17 de diciembre de 2017

Las Bibliotecas, cada día más vivas


Si pensamos en una biblioteca, lo primero que se les vendría a muchos a la cabeza es el siseo agudo y casi estruendoso de una bibliotecaria, apoltronada en una silla lo mejor engrasada posible, que no para de instar a todos sus usuarios a permanecer en silencio. Y sin embargo, las bibliotecas ya no son ese reducto cuasi monacal en el que hablar estaba terminantemente prohibido y en el que incluso había que tener mucho cuidado a la hora de pasar la página del libro que estabas leyendo para no molestar al que tenías cerca.

No es la primera vez ni, seguro, es la última que hablo de las bibliotecas del Siglo XXI, esas que se han convertido en mucho más que simples almacenes libreros, sino que son centros culturales repletos de actividad, rincones llenos de vida en los que, a veces, no pasa nada por levantar la voz o incluso en las que se hace necesario hacerlo. La Cultura, si es que alguna vez pareció que era así, ha dejado de ser únicamente para una minoría elitista y a la que parece molestar que se acerquen a ella personas dispuestas a disfrutar con lo que están haciendo y que no pretenden realizar sus actividades en la quietud ominosa de una atención desmedida, sino que prefieren compartir con el resto lo que saben, lo que viven, lo que quieren con una pretensión fundamental, que otros lleguen a amar, conocer y respetar lo mismo que ellos.

Hace unos días volví a escuchar una pregunta que ya me he encontrado en decenas de ocasiones, “¿para qué sirve una biblioteca?” Una pregunta que parece obvia y que casi no merecería respuesta, si todavía hay alguien a nuestro alrededor, alguien con un mínimo de cultura, que no sepa para qué hace falta disponer de este hogar de los libros y de tantas y tantas propuestas, es que necesitamos que se abran muchísimas bibliotecas más.


Si nos atenemos a la definición del diccionario, una biblioteca es, en su primera acepción, una “Institución cuya finalidad consiste en la adquisición, conservación, estudio y exposición de libros y documentos”. Pero una biblioteca hoy es mucho más que eso, especialmente en nuestros municipios donde, en la mayor parte de las ocasiones, contribuyen a cumplir las necesidades culturales que otras instituciones u otros organismos no terminan de ofrecer. Porque nuestras bibliotecas, al menos la mayor parte de las que tenemos a nuestro alrededor, son los centros culturales y de ocio a los que más asequiblemente se puede acceder desde cualquier edad y desde cualquier poder adquisitivo. Añadiría que, sin las bibliotecas, la Cultura, la Educación y las actividades de nuestros municipios serían mucho menos ricas y mucho más selectivas de lo que ya lo son en realidad. En un sistema social liberal, como este en el que vivimos, las bibliotecas democratizan el saber y permiten el acceso a espectáculos, actividades y propuestas culturales que una gran cantidad de vecinos de nuestros municipios no podrían disfrutar sin su presencia.


No me quiero olvidar de su utilidad como rincones de trabajo y de estudio. Muchos de los niños y niñas con menos recursos y con hogares más complicados a la hora de estudiar o de realizar las tareas diarias, consiguen todos los días terminar sus deberes gracias a las bibliotecas. También son auténticos canales de información, donde cualquier persona puede acceder a prensa diaria, tomar prestados libros, asistir a espectáculos, vivir actividades, usar internet… y todo ello gracias a los impuestos que pagan a diario, sin sobre costes ni repagos, como nos ocurre en otros asuntos que también pagamos entre todos, pero que solo disfrutan algunos, porque se lo pueden permitir.

Tenemos una gran fortuna de contar con las bibliotecas y con los centros de lectura en nuestros municipios, de tener la posibilidad de recibir en nuestros pueblos al bibliobús y de tener un lugar en el que poder acceder a la información y a los libros que muchos no podrían leer o conocer de no ser por estos centros que cada día están más vivos y en los que cada día hay más ruido, aunque, ¿sabéis? Bendito ruido el que provoca que nuestras bibliotecas no sean rincones vacíos y desprovistos de vida.
Todo municipio, por pequeño que sea, tiene que disponer de una biblioteca o de un centro de lectura. En nuestra comarca aún no es así, ojalá pronto podamos afirmar que se ha corregido este contratiempo cultural que parece imposible de admitir en pleno Siglo XXI.

Y ojalá que nuestras bibliotecas, cada día, sean rincones aún más bulliciosos y repletos. Será una grandísima noticia.


PD. Y, ojalá, tuviésemos en España algo siquiera parecido a la Biblioteca Internacional de la Juventud de Munich (el otro día tuve el inmenso honor de entrevistar a su directora y fue una gozada conocer este rincón del mundo tan especial un poco mejor).

4 de diciembre de 2017

Óscar Lamela me regala un artículo impresionante


Que digan estas cosas de uno... pues eso, que es una alegría

Yo no voy a escribir nada en esta entrada, solo quiero dar las gracias a Óscar por venir, por las fotos, por estar y por este artículo tan estupendo y que desprende tanto cariño.

Para leer PINCHA AQUÍ

Gracias Óscar.

Los niños y niñas de Chapinería hacen crecer la exposición #MalditaGuerra


Un proyecto cada día más grande

He cogido la costumbre de hacer que cada uno de los libros que escribo sea mucho más que un simple libro. Intento siempre buscar otra vuelta, hacer algo más y jugar siempre a motorizar ese punto educador que siempre tengo en casi todo lo que propongo con la literatura y la radio. Cuando publiqué #MalditaGuerra lo hice con un propósito, lanzar un grito en contra de la guerra y dejar ver lo que siento cuando pienso en este elemento tan horrible como fundamental en la historia de la humanidad, nada más que esa era la idea.

Pero hay proyectos que, casi sin querer, crecen y se convierten en elementos mucho más grandes y con una capacidad de crecimiento realmente extraordinaria. Ya pasó con "La gran aventura de Sir Wilfredo", que ha servido para que muchos niñas y niñas aprendan a ser héroes o pretendan al menos intentarlo. Una idea que nació poco a poco y que ha recorrido varios rincones de Madrid, Ávila y Toledo. Que ha llegado a colegios, bibliotecas, centros culturales, ayuntamientos... y que aún sigue haciendo que disfrute mucho de un libro con varios añadidos a su escritura.

Ahora con #MalditaGuerra y sin pretenderlo se está formando algo parecido, casi incluso más grande de lo que ocurre con Wilfredo. Y es que al proyecto de este libro se unió primero Samanta Aretino como fotógrafa y después se ha unido -una vez más y para mi suerte- Santiago García-Clairac, que ha realizado unas imágenes estupendas que encajan a la perfección con lo que se cuenta en este conjunt de historias. Unas ilustraciones que han convertido en libro en mucho más que un libro porque ya existe una exposición que circulará por muchos rincones, pero que, hasta fin de año, estará presente en la Biblioteca Municipal de Chapinería.

Y que va a crecer poco a poco, porque hemos pedido a visitantes y curiosos que escriban, dibujen, jueguen y nos cuenten qué les parece la guerra y la propia exposición.

La semana pasada tuvimos la suerte de recibir a niños y niñas de 5º y 6º de primaria del colegio Santo Ángel de la Guarda de Chapinería, nos escucharon, comentaron, debatieron... y consiguieron que este libro sea mucho más grande cada día. 

Gracias a todos los que lo hacéis posible.

Así, lo de escribir, sabe mucho mejor.


13 de noviembre de 2017

Ya puedes ayudar a completar la exposición #MalditaGuerra


Porque te necesitamos a ti

Cada día hay menos noticias en la prensa sobre la guerra o sobre el problema de todas esas personas que huyen de ella en todo el mundo. Las urgencias, los intereses y los problemas propios entierran toda la información que nos está faltando y que evita que luchemos con todas nuestras fuerzas frente a las batallas que se siguen sufriendo en todo el mundo. Quizá por eso nació #MalditaGuerra, un libro que reúne diversos textos sobre la Guerra y sus consecuencias. Quizá por ese se haya convertido en una exposición que requiere de tu ayuda y de tu trabajo para estar completa.

La Biblioteca Municipal de Chapinería acoge desde hace unos días #MalditaGuerra la exposición, un puñado de textos extraídos del libro, agigantados por unas magníficas ilustraciones realizadas por el escritor e ilustrador Santiago García-Clairac. Una muestra que requiere de todos sus visitantes para estar completa, porque pretende que todo el que la vea deje una imagen, un pensamiento, una reflexión sobre los conflictos bélicos y todos aquellos que los sufren.

Todas las Guerras están representadas y queremos que tú también lo estés. Visita la Biblioteca Municipal de Chapinería de manera totalmente gratuita, observa la exposición y completa con tus propias ideas.

¿Te apuntas?

11 de noviembre de 2017

Me entrevista la estupenda Amanda P. Gala



Con motivo del premio, he recibido un montón de felicitaciones, de llamadas, de comentarios de todo tipo... uno de los momentos más bonitos es el que viví en esta entrevista tan estupenda que me hizo una compañera de radio que nos va a dejar muy pronto a la altura de la suela de sus zapatos.

Gracias Amanda por una entrevista tan bonita.

A veces, qué difícil es acertar con las palabras...


Hace unos días tuve el honor de recibir el II Premio Divulgación Cultural, un galardón que entrega desde el curso pasado la Asociación Cultural Teatro Sierra Oeste, una de mis favoritas de todas las que conozco, porque trabajan incansablemente y se dejan la piel por ofrecer un programa de actividades que para sí quisieran algunos centros culturales institucionales y profundamente subvencionados, esta gente, además, como muchas otras personas que aman lo que hacen, se dejan su propio dinero en montar un proyecto rico y muy variado.

Han sido tantas las personas implicadas en que todo resultase una sorpresa, que no voy a mencionar a ninguna, para no dejar a nadie olvidado

Lo dicho, me quisieron homenajear con una sorpresa, convocaron a personas a las que quiero y respeto mucho, prepararon un acto de inauguración de su nueva sede cultural el torno al premio que me iban a entregar y consiguieron que la noche del sábado 4 de noviembre de 2017 se haya convertido ya en una de las más emocionantes y emocionables de toda mi vida (vale, sé que la palabra esta me la acabo de inventar, pero ahí se queda, porque resume lo que fue esa noche en general).

Y aquí vienen los problemas, porque cuando a uno lo premian no puede menos que merecer ese premio. Dicen que trabajo mucho y que estoy por muchas partes, desde el sábado voy a intentar estar en muchas más, porque creo que es lo que debo hacer para seguir siendo esa referencia que me han dicho muchos amigos que soy ahora mismo (y yo con estos pelos). El caso es que mi gran problema es el de encontrar las palabras adecuadas para agradecer el premio, ya no solo el premio, sino la implicación de todos los que lo sabían a mi alrededor y se lo han callado durante un montón de días para que la sorpresa llegase lo más de golpe posible. Nunca sé demasiado bien qué decir cuando alguien me ofrece un halago o me da una palmadita en la espalda (yo creo que para esto se inventó Facebook, para que te puedan decir lo alto, guapo y majo que eres y que nadie te vea sonrojarte o quedarte sin palaras).


Para alguien que se considera un poquito escritor y que usa las palabras todos los días para trabajar es muy jodido eso de quedarse sin palabras o el no encontrar las necesarias para expresar lo que quiere. También sería un grave problema el de olvidar a alguna de las personas que contribuyeron a que la entrega del premio fuese mucho más que eso. Porque sé que había muchos amigos, familiares, compañeros y cómplices entre los que repletamos la sala el día de la inauguración, pero también sé que había muchas personas que querrían haber estado y que no pudieron por diversos motivos. Para mí, unas y otras son igual de importantes, de verdad. Porque ellas me han convertido en quien soy ahora mismo, sin ellas, sin todas ellas, sería muy diferente.

Estar ligado a un momento tan especial para todo un colectivo como es la apertura de su nuevo centro cultural... bueno, es también un elemento muy importante para querer estar a la altura de un galardón como el que acabo de recibir.

Así que, solo me queda pronunciar muy alto y con un nudo en la garganta la única palabra que me salía del todo en estos días al pensar en el premio: GRACIAS.


23 de agosto de 2017

Me entrevistan en el programa "Poesía en las Ondas"


Bueno, a lo mejor entrevista, entrevista... no es la definición más adecuada. Es más bien una charla en torno a la poesía, con poemas, sonrisas y pequeños comentarios. Bueno, a mí me encantó participar, ojalá os guste a vosotros el resultado.

Gracias Pilar.

22 de agosto de 2017

La decisión del rey


El chico estiró el brazo y aferró la empuñadura de la espada. Un fogonazo ahuyentó la niebla y la misma noche. Un relámpago refulgió en las alturas. Antes de intentarlo siquiera ya lo sabía, sin ningún lugar a dudas. Sabía que era el elegido y que sería capaz de extraer la hoja de la roca. Sabía que sería el rey en cuanto alguien le viese con la legendaria espada entre las manos. Y se marchó de allí corriendo. Por suerte para él, ya se había leído el libro. La espada quedó para siempre incrustada en su cárcel de piedra.

10 de agosto de 2017

Ahora solo queda el silencio


Ahora solo queda el silencio

y, a lo lejos, un llanto enmudecido

y las cenizas sobrevolando las cabezas
y los escombros
y el temblor incontrolable
y la certeza
                   de saberse en la lista de la Parca

Ahora solo queda el silencio
el dolor
los labios resecos
las manos apretadas
la quietud, tan inquietante y opresora,
y la duda
               posándose lentamente en cada fibra,
en cada grieta

Ahora solo queda el silencio
y las miradas que se buscan en la noche
y el desconcierto
y las llamadas temerosas de no hallar una respuesta
y retazos de personas que despiertan
                                                           y que lloran

Ahora solo queda el silencio
el ruidoso silencio
la angustia
la agonía
la memoria de un zumbido
la certeza

Ahora solo queda el silencio
tras el estruendo
tras la furia
tras el fuego
tras el inmenso terror

tras la tormenta

El zumbido penetrante en mi cabeza
la oscuridad derribada por destellos
la euforia de la vida
el saber que sigues aquí, vivo, de una pieza,
al menos a simple vista

Ahora solo queda el silencio
Y, a lo lejos, ese niño
                                  llorando

y mucho más lejana aún
la esperanza, amedrentada en las trincheras

Ahora,
tras la noche
solo queda el silencio.

7 de agosto de 2017

#MalditaGuerra en Youtube


Ya puedes ver el vídeo promocional de #MalditaGuerra

19 de julio de 2017


Cuando el barco racista naufragó, fueron los negros quiénes rescataron a los tripulantes y los hicieron subir a sus pateras.

9 de julio de 2017

El último abrazo del torero

Imagen tomada de la página Casadevall - Cristina Baratto

La sangre empapó la arena y salpicó las tablas. Hombre y bestia cayeron en un único conjunto de espadas y astas. De jadeos y gemidos de muerte. De un agotador contoneo. Luces y oscuros entrelazados. Alguien corrió intentando hacer algo. Cualquier cosa. Lo que fuera. No había nada que hacer. Todo estaba hecho ya en realidad. Manuel "El rebujito" sonrió. Que se jodiesen el médico, las pastillas, el hospital y la quimioterapia. Se abrazó al toro. "Arrumaco" se llamaba. Volvió a sonreír ante la ironía. Y todo se fundió por fin a negro.

8 de julio de 2017

Las dos caras de una misma moneda


4 de julio de 2017

Hoy he terminado de escribir una nueva novela


Ahora mismo la están leyendo algunos lectores cero... solo os dejo esta pequeña y monstruosa pista.

1 de julio de 2017

Ayer presentamos "La Noche del Cetrero" en Villa del Prado


Ayer, 30 de junio de 2017, presentamos "La Noche del Cetrero" en la Biblioteca Municipal Alfonso Ussía de Villa del Prado. Os iba a contar algunos asuntos sobre cómo fue la presentación, pero me ha llegado un mensaje de Margarita, una de las personas que asistió ayer al evento organizado por Las Palabras Escondidas y, después de pedir permiso a la autora, me atrevo a dejarlo por aquí, porque me ha encantado.

"La presentación de La Noche del Cetrero ha estado a la altura de lo que el escritor se merece. No en cuanto a asistencia, que ha sido tan escasa como siempre, pero sí a contenido. Marian Féride ha presentado a Javier Fernández en todos sus valores como escritor: atrevido, profundo, fantástico, imaginativo, con conocimiento... a lo que Javier hacía gestos de no tanto, no tanto. Él ha respondido con su sencillez propia y natural cómo empezó a escribir este libro, cómo fue creando los personajes y seres extraños que hay en él: hombres, bestias, dioses... y que vivía con ellos en el mundo fundado para ellos. Así, ha ido relatando momentos fantásticos de los que él tiene muchos. Ha dicho que le gusta la Fantasía  y que siente lo que escribe. Después han empezado las preguntas y ha sido un torrente, porque a veces eran varios a la vez los que hablaban, diciendo y contradiciendo temas. Javier ha contestado a todo y todos y cada uno ha sacado las palabras escondidas.

De todas formas, os invito a leer tres veces el párrafo que se presenta en el cartel que anuncia la presentación del libro La Noche del Cetrero, es exquisito, bello, inquietante, misterioso. Fantástico."

Pues eso, cuando alguien cuenta estas cosas... ¿qué narices vas a contar tú?

Muchas gracias Margarita.

23 de junio de 2017

Perdido


Constatar que estaba perdido provocó que Sharlz perdiese cualquier atisbo del terror que le había sometido durante los últimos días. Había huido a través del bosque y el desierto. Había corrido durante el día y la noche. Había atravesado un par de ríos e incluso se había refugiado en la choza de una familia a la que aterrorizó para que le permitiesen ocultarse junto a ellos. Pero al final... estaba rodeado. A pesar de la carrera y del sacrificio. A pesar de haber puesto todas sus fuerzas en fugarse. No tenía escapatoria. Y eso hacía que, de repente, tuviese ganas de luchar o, al menos, de morir como debía hacerlo.

Nunca había sido demasiado valiente. Es más, entre los suyos era conocido como un consumado cobarde. Y, aun así, Sharlz supo que, llegado ese momento, debía afrontar su final como alguien que sabía que no era. Si tenía que morir, lo haría como un guerrero. Antes de dejarse ver y lanzarse a la carga, recordó al niño, ese tierno y pequeño niño arrebatado a una madre demudada por el horror. Suspiró. Tendría que haber sido más cuidadoso. Y sin embargo… Aún podía saborearlo. No se arrepentía de nada. Con un chirriante sonido, extrajo su oxidado y sucio alfanje de la cubierta metálica en la que llevaba tantos años descansando. Y se levantó en toda su estatura. Era un cobarde. Eso era indudable, pero era un cobarde enorme. La media docena de humanos que llevaba días tras sus pasos recularon instintivamente al ver toda su envergadura y monstruosidad.

La noche fue testigo mudo del único instante de valor en el corazón del troll. Un búho ululó cuando la criatura se lanzó a la carga. Si iba a morir, lo haría matando. Oreg el Cruel, el dios de los trolls, premiaba a los suicidas. O eso decían los chamanes… Sharlz nunca había destacado por su valor. Tampoco por su destreza en la lucha. La refriega apenas duró un par de minutos. A los pocos días, una partida de cazadores enanos se topó con un tenebroso y maloliente mausoleo compuesto por un alfanje oxidado, una cabeza de troll brutalmente golpeada y la palabra “Cobarde” grabada en una piedra. 

20 de junio de 2017

Presentamos #MalditaGuerra en Chapinería


Una nueva aventura que comienza a rodar

Hay rincones mágicos para mi yo literario (casi todos ubicados en la Sierra Oeste de Madrid), uno de estos rincones es la Biblioteca Municipal de Chapinería, en la que he vivido mil y una aventuras diferentes relacionadas con la Cultura y la Literatura, ¿la penúltima? La presentación del último libro que he publicado hasta el momento, #MalditaGuerra, ese recopilatorio de poemas, microrrelatos y cuentos en el que intento renegar de la guerra y de la mayor parte de lo que deja en quienes la viven. Una mirada en diversos estilos y géneros a una de las vivencias más terribles de la raza humana.

Me lo pasé muy bien en esta presentación, disfruté de la ayuda de mis amigos Máximo Becerril y Rafael Rodríguez, que han puesto voz y alma a dos de los personajes más recordables de toda la publicación. También me acompañaba otro amigo, Guillermo de los Mozos, el editor de este libro que tan buenos encuentros y momentos me ha regalado hasta ahora mismo.

Fue estupendo reencontrarme con amigos, conocer a personas que no conocía de antes y disfrutar, en definitiva, de una humilde y pequeña puesta de largo.

En fin, #MalditaGuerra está en marcha...


17 de junio de 2017

¿Tú me habrías disparado? Un cuento de #MalditaGuerra


En un lugar incierto se encuentran dos vecinos del mismo pueblo, amigos de la infancia. Asiste a un reencuentro... diferente. ¿Tú me habrías disparado? Es uno de los cuentos recogidos en #MalditaGuerra, el nuevo libro de Javier Fernández. Aquí lo puedes escuchar locutado por él mismo, en compañía de Rafael Rodríguez y Máximo Becerril y bajo el amparo técnico de María Ángeles Fernández.

15 de junio de 2017

Esta tarde se presenta #MalditaGuerra en Chapinería


Empezamos a mostrar el interior de un libro diferente

En el interior de #MalditaGuerra se pueden hallar ironías, pesares, estruendos y pistolas. Muerte y desolación por todas partes, desesperanza... pero también es posible encontrar el consuelo de una madre, el calor de una persona amada, la luz que nos haga continuar.

Un libro diferente, escrito durante una década (el primer relato incluido es de 2007) y con varios estilos y momentos vitales diversos.

Esta tarde se presenta en la Biblioteca Municipal de Chapinería, será  las 19.00 horas, allí estarán Rufino, Felipe y muchos personajes más incluidos en esta extraña antología con la guerra como protagonista principal. Os espero por allí.

Aviso, no traigáis balas.

8 de junio de 2017

¿La Literatura Infantil y Juvenil es solo un conjunto de valores e ideas apelotonados en historias más o menos atractivas?


Ideas preconcebidas ante lo Infantil y Juvenil

¿La Literatura Infantil y Juvenil está obligada a educar o tiene que ser puro divertimento? Hace unos días leía un estupendo y extenso artículo de Sergio del Molino en el suplemento “Babelia”, de El País. Se titula “Pequeños pero no tontos” y os invito a descubrirlo, en este artículo se habla, una vez más, de la corrección política, de la autocensura y se ahondaba en un asunto que parece preocupar mucho a algunos lectores y periodistas (creo además que poco leídos en Literatura Infantil y Juvenil en la mayor parte de las ocasiones), que los valores y las ideas prevalezcan en las lecturas infantiles y juveniles, dejando a veces de lado la calidad literaria o que esta calidad esté supeditada al tema escogido y al presunto bajo nivel lector de nuestros jóvenes.

En el artículo aparecen varios autores estupendos de Literatura Infantil y Juvenil. Por allí desfila Ana Alcolea, María Frisa, Elvira Lindo (que es una gran escritora, pero que yo creo que no es autora de Infantil y/o Juvenil) o Ricard Ruiz Garzón, todos de una calidad humana y literaria realmente notable, y con títulos dispares y muy diferentes entre ellos. Creadores que no tienen nada que ver los unos con los otros y de una calidad literaria más que contrastada, lo que me lleva al grueso del artículo, ¿de verdad hay baja calidad en Literatura Infantil y Juvenil? ¿Tenían más suerte quienes leían a Stevenson, a Carroll o a Conan Doyle que los que leen hoy títulos escritos desde el prisma actual y una manera muy diferente? ¿Eran mejores los libros de Montserrat del Amo o de Juan Muñoz que los de Jordi Sierra i Fabra o los de Laura Gallego? ¿Aquélla es mejor Literatura que esta? ¿Los jóvenes leían mejor porque nadie les indicaba lo que tenían que leer y creaban su propio sentido crítico y lector? Parece que suena mejor decir que uno ha leído “Los Cinco” o que era un gran lector de “Ana de las tejas verdes”, que afirmar que uno es un fan apasionado de “Harry Potter”… y yo no creo que sea algo tan diferente, la verdad.

“Los niños están condicionados por mucho factores y conceptos”. Es cierto, hoy hay muchas guías, muchos gurús de la lectura… hay muchos jóvenes y niños que leen lo que les dicen o lo que lee la mayoría. O lo que sus compañeros ya han leído y afirman que es divertido y les va a encantar. ¿Nadie se ha leído libros porque su grupo de amigos o su entorno hablaba de esos libros? Porque yo lo he hecho en multitud de ocasiones, y no me arrepiento de casi ninguno de esos libros que leí, disfruté y comenté con mis amigos o mi círculo de influencia.

“Hay mucha Literatura de masas”, esa es otra frase que me encuentro al hablar de LIJ con muchas personas, “las grandes editoriales o grandes librerías predisponen a leer algo en concreto y olvidan muchos títulos”. Claro, como que estamos hablando de un negocio, quizá el más importante en cuanto a Literatura en nuestro país, pero ¿eso quiere decir, como parece afirmar el artículo, que no hay buena Literatura Infantil y Juvenil? ¿Qué solo hay unos pocos títulos escogidos que sobresalen de una masa de mediocridad? ¿Es peor Literatura que la que se publicada en España hace treinta o cuarenta años? ¿Las editoriales solo publican pensando en su propia ética y en el valor del mensaje que nos trasmite una lectura? ¿Los autores fraguan un plan maléfico para convencer a sus lectores de algo que ellos saben y el resto del mundo no?

En el estupendo artículo publicado en “Babelia” se habla de la necesidad de educar a través de las lecturas, o de un intento de hacerlo por parte de las editoriales, algo que parece ir en detrimento de la calidad literaria… de hecho, hay una corriente de opinión que debe pensar que la Literatura Infantil y Juvenil es, básicamente, un montón de valores y conceptos dictados por un ente superior que se apretujan en una serie de páginas con aventurillas y tonterías muy fáciles y tontas, no vaya a ser que los niños y los jóvenes se pierdan en la lectura. Además, muchas veces van acompañadas de dibujitos, para que todo se entienda mejor todavía. Creo que esa corriente de opinión está repleta de personas que no se han adentrado nunca, o muy poco, en la LIJ.

Porque la Literatura Infantil y Juvenil, la buena Literatura Infantil y Juvenil no es un conjunto de ideas mezcladas como por arte de magia para conformar una historia y hacer que los niños y los jóvenes sigan una línea trazada, no. La Literatura Infantil y Juvenil es, básicamente y por encima de cualquier otra disquisición, Literatura. Es una serie de ventanas abiertas a otros mundos, a otras realidades, a otras ideas, a veces muy diferentes a las del lector, e incluso a las del escritor en cuestión. En el mundo de lo Infantil y Juvenil hay valores e ideas y mensajes más o menos velados, por supuesto, si no, no estaríamos hablando de Literatura, pero también hay creaciones maravillosas, un gusto muy delicado por el lenguaje, una fórmula capaz de llegar a todos los públicos y de enganchar a lectores que, a veces, llegan con una gran cantidad de prejuicios e ideas preconcebidas, pero que cuando se dan la oportunidad de disfrutar, se encuentran con algo que no esperaban hallar, ¡y lo disfrutan en grande!

Para no ir más lejos, en el artículo aparecían Elvira Lindo, Ricard Ruiz, Ana Alcolea, María Frisa... ¿habéis leído sus libros? ¿Habéis pensado que tenían poca calidad literaria o que pretendían insertar un mensaje dictado por no sé qué poderes? He leído a estos cuatro autores, dudaría a la hora de escoger uno, los cuatro son excelentes escritores, de verdad. Os invito a leerlos, a cualquiera de ellos. 

Leerlos a ellos os llevará a querer conocer a otros grandísimos autores, como lo pueden ser Joan Manuel Gisbert, Alfredo Gómez Cerdá, David Fernández Sifres, Rosa Huertas, Santiago García-Clairac, Mónica Rodríguez, Ricardo Gómez, Gonzalo Moure, Daniel Hernández Chambers… hay tantos y tan buenos, que dejaré muchos olvidados por el camino. Os invito a buscar un libro de cualquier de estos autores, os invito a leerlo y os reto a que vengáis a decirme que son malos autores o que buscan educar con sus textos. A ver quién puede hacerlo después de haberlos leído.

En la Literatura Infantil y Juvenil hay grandes poetas, grandes ensayistas, grandes novelistas. Grandes creadores. Podría estar toda mi vida leyendo gran Literatura Infantil y Juvenil y no estarme perdiendo nada en Literatura, absolutamente ningún tema. Solo hay que buscar, solo hay que querer buscar. La calidad literaria, las formas estilísticas, la Gran Literatura de la que hablan algunos, está también en la LIJ, por supuesto que está ahí. Si hablamos de Juvenil, tenemos autores frescos, originales, capaces de romper fronteras y tabúes, de emocionar con sus versos, de transgredir con sus ideas. Os invito a leer a Chris Pueyo, a Wendy Davies, a Elvira Sastre, a Iria G. Parente y Selene Pascual, a Alba Quintas… por poner otros ejemplos de jóvenes autores que están cambiando las reglas y están llevando la Literatura Juvenil a su propio terreno.

Es cierto, hay pocos capaces de ser como Carroll o Stevenson o London o Doyle… existen y existirán muy pocos Ende, Dahl, Rodary o Nöstlinger, pero ¿es que todos los que escriben literatura para adultos son como Cervantes, Lorca, Unamuno o Cela? Pues eso. Es muy difícil ser un autor de talla universal.

Que nadie se engañe, en Literatura Juvenil, lo que más vende es son las grandes series puestas en todas partes por las editoriales. Historias de aventuras, de diversión, de emociones, de humor. Puede que algunos de estos títulos que nos encontramos en las listas de los más vendidos no sean los mejor escritos de la Literatura Mundial, es cierto, pero ¿son mucho mejores los que vemos en las listas de los más vendidos en adultos? Hay que recordar que hace dos años, Belén Esteban fue la autora más vendida en toda España, que los grandes bestsellers de los últimos años han sido “50 sombras de Grey” o las historias de Dan Brown, por poner un par de ejemplos… ¿por qué hay que buscar la excelencia en la LIJ cuando no la hay en la Literatura de “mayores”?

Tengo algo muy claro. Hay muy buena Literatura Infantil y Juvenil, hay una calidad impresionante, hay libros muy, muy, muy recomendables y muy buenos autores. No es Literatura de menor calidad. Hay libros y libros, como en cualquier parte, pero ¿qué puede envidiar un autor actual de LIJ de uno de adultos de hoy en día en cuanto a calidad, formas, textos y lectores?

Sí, os diré algo que sí que envidian los autores de Infantil y Juvenil. La repercusión mediática, esa es la única diferencia real entre una y otra Literatura. Aunque, os confesaré una cosa, viendo la cantidad de lectores que separan, abismalmente, por cierto, a los niños y jóvenes de los adultos… creo, más bien, que son los escritores para adultos quienes envidian a los que escriben para jóvenes y niños. De hecho, hemos tenido varios intentos de trasvase de autores más que reconocidos en Literatura “de mayores” que han intentado pasarse al lado de la LIJ y ¿sabéis qué? En la mayoría de las ocasiones han fracasado.

Sí hay, y es mayoría, Literatura Infantil y Juvenil de calidad, aunque algunas editoriales y ciertos proyectos educativos la utilicen para intentar hacer una sociedad mejor en el futuro que, por cierto, puede ser una de las funciones no buscadas de una inmensa cantidad de libros. Y una necesidad extrema en un mundo como este que nos rodea, en el que tanto nos hace falta empatizar y conocer personas, lugares, ideas y valores muy diferentes a los que llevamos de serie.

6 de junio de 2017

#Maldita Guerra en el periódico A21


Tenemos dos presentaciones de #MalditaGuerra a la vista. Una se realizará en Chapinería y la otra en San Martín de Valdeiglesias. De momento, y mientras llegan esas presentaciones, aquí os dejo el artículo en el que hablan de la publicación. Gracias a los amigos de A21 por la celeridad.

1 de junio de 2017

Mi nuevo libro ya está en casa


25 de mayo de 2017

Ya llega #MalditaGuerra


Pronto más detalles...


7 de mayo de 2017

Leer


En el principio fue una letra. Ni siquiera sabía qué letra era. Se lo tuvo que pensar bastante hasta que lo decidió. Después ya fue una palabra. También le costó decidirse, pero a los pocos minutos ya lo supo, se trataba de la palabra “sonrisa”, que sonaba muy bien y, sin saber por qué todavía, le sonaba a algo luminoso y repleto de buen humor. Un poco más tarde ya se convirtió en frase. Una frase muy humilde y pequeñita al comienzo, pero que cogió fuerza y se hizo orgullosa y muy segura con el tiempo. Una vez afianzada como frase ya se hizo párrafo. Un párrafo valiente que hablaba de libertad y respeto, de amistad y compañía. Más tarde capítulo, un capítulo algo tímido al principio, pero que finalizaba con una seguridad enorme; y, finalmente, y tras mucho esfuerzo, un libro. Un libro completo.

Y hoy, vosotros, lo estáis leyendo. Y disfrutando. Y escuchando.

Y, seguro que, gracias a esta historia. Algunos acabaréis escribiendo. O, por lo menos, soñando.

Los libros nos hacen ver, reír, disfrutar, soñar, vivir.

Los libros nos hacen escribir.

Los que no leen…

Bueno, ellos se lo pierden.

26 de marzo de 2017

Recitando en el III Encuentro de Poetas de la Sierra Oeste

No he podido ir a ninguno de estos encuentros hasta este año, la radio ocupa buena parte de mi tiempo... creo que mi yo Comunicador se está merendando poco a poco a mi yo Escritor (si es que lo hay), de ahí que hubiese amigos y amigas que el viernes me preguntasen que si ahora también escribía poesía, cuando lo llevo haciendo toda la vida... bueno, poesía o algo que se le parece de lejos. Pues sí, a veces, escribo unos pocos versos (y hasta los recito).

Cada día un poco más viejo...


No soy youtuber
ni influencer

Tampoco es que mi opinión sea muy importante

No tengo videoblog
ni cuenta en Instagram
ni en Flickr

No me gusta salir en las fotos
no soy de selfies

Ya…
Ya sé que soy algo mayor para esto
al menos, algo mayor de lo que lo fui ayer mismo

Me he ido haciendo mayor sin darme cuenta
me he ido avejentando
se me cae el pelo
me han salido arrugas
he creído ver una mancha sospechosa en mi frente
y mis manías son cada vez más evidentes.

Sí, es verdad, me estoy haciendo viejo.

Pero sigo aquí. Y tengo voz. Y aprendo.

Y hablo
               aunque apenas me escuche nadie.
Y escribo
               aunque sea de vez en cuando.
Y leo
               aunque esté mal visto hacerlo.

Vivir
         Leer
                Aprender
                             Pensar
                                       Opinar

                                                  Y, a veces
                                                 solo a veces
                                                                   Decir

¿No es eso lo que importa?

19 de marzo de 2017

La niña nueva


María quería que el mundo fuese mejor para todos. Siempre lo había querido, desde que era muy, muy pequeña. Pero desde que había conocido a Fátima se había propuesto que las cosas cambiasen de una vez por todas. Todavía no era demasiado mayor, pero con 10 años uno empieza a saber cosas y, si está atento, se da cuenta de que hay muchas que están fatal.

Fátima era una niña afgana que había venido a vivir a su pueblo hacía unos meses. Era guapísima y aunque le había costado mucho aprender a hablar español, sobre todo al principio, ahora lo hablaba casi mejor que la propia María. Era una niña simpática, amable, risueña y divertida. Sabía cocinar muy bien y era muy fuerte, no había nadie que se metiese con ella en el colegio, ni siquiera Isaías, el más bruto de 6º. Y eso que solo tenía una pierna… 

No siempre había sido así, al principio hubo algunos que se habían reído de su manera de mirar sorprendida a todas partes, del miedo que se dejaba ver en su forma de sentarse, encogida, de su torpeza al caminar con una sola pierna y dos muletas con las que no se apañaba nada…. La primera semana de Fátima en el colegio de María fue un infierno para ella y podría haber seguido siéndolo de no ser por una sonrisa, por una mano y por la propia María.

Hay personas que, por lo que sea, conectan de una manera especial al primer vistazo, casi como si estuviesen obligadas a llevarse de fábula. Fátima y María se hicieron amigas al instante. Fue por culpa de una sonrisa regalada. Hacía una semana que Fátima estaba en el colegio de María y Pilar, la tutora de 4º, decidió cambiar a los niños de sitio y las puso juntas. Y a María se le escapó una sonrisa, pero no de esas sonrisas hirientes y malévolas que algunos niños son capaces de usar, no, qué va, una sonrisa amistosa y cálida, de esas que se saben en todos los idiomas y que se entienden en todo el mundo. María no lo hizo queriendo, ni siquiera lo pensó, simplemente le salió solo, se le escapó esa sonrisa… y desde entonces, desde ese mismo momento, ella y Fátima fueron inseparables.

Esa sonrisa fue la primera de muchas más y de muchas cosas más. La primera palabra en español que Fátima aprendió fue María y la segunda fue Gracias, después vinieron todas las demás, en una riada imparable e inagotable. 

Fátima estaba muy triste al principio de llegar al colegio de María. En primer lugar, por haber tenido que dejar su casa y sus amigos a miles de kilómetros, lo segundo por no saber hablar español y lo tercero (a lo mejor no iba en ese orden, pero bueno) porque desde hacía unos meses solo tenía una pierna… la que le faltaba se la había llevado una bala perdida cuando jugaba un partido de fútbol en su barrio. Se había escapado del fusil de un soldado norteamericano y le había destrozado la rodilla. Fátima había sido la mejor jugadora de fútbol de todo su barrio, ni siquiera los niños podían quitarle el balón, pero una bala, una pequeña, horrible y revoltosa bala dorada había sido capaz de arrebatárselo de sus pies para siempre. El día en el que su rodilla reventó y un médico decidió cortarle la pierna, sus padres habían decidido abandonar Afganistán para siempre.

Esa historia fue la primera que Fátima le contó a María en cuanto tuvo las palabras suficientes para hacerlo. Y fue la primera de miles de confidencias entre las dos.

Después llegó el día en el que María le dio un puñetazo a Isaías y Fátima, con una sola pierna, logró darle una patada en el culo mientras él tiraba al suelo a María. Después de ese día pasaron tres cosas. María, Fátima e Isaías estuvieron dos semanas castigados barriendo el patio del colegio. María y Fátima se hicieron aún más amigas. Nadie se volvió a meter con Fátima nunca más.

Fátima se fue integrando poco a poco en el colegio. Un día, en uno de los recreos, cuando ya manejaba sus muletas como si fuese la campeona mundial de muletas, fue capaz de regatear a todos los de sexto con el balón en el pie y metió un golazo por toda la escuadra. Muchos le pidieron que jugase con ellos en el equipo, pero Fátima sabía que lo de jugar con muletas era muy difícil… eso sí, se hizo la entrenadora del equipo del colegio. Y era la mejor entrenadora del mundo. A María no le había gustado el fútbol nunca, pero gracias a Fátima se convirtió en una jugadora indispensable para el equipo. El equipo que entrenaba Fátima era tan bueno que hasta salió en los periódicos. Y el máximo goleador era Isaías.

La llegada de Fátima al colegio de María y al pueblo lo cambió todo. Y fue por culpa de una sonrisa y una bala traviesa.

Con el tiempo Fátima se hizo entrenadora profesional y María fue la mejor jugadora de fútbol de todo el mundo. Juntas cambiaron el mundo, porque gracias a su fama mundial y a su amistad trabajaron mucho, juntas, para cambiar el mundo y hacerlo un lugar mucho mejor. Las dos amigas se fueron a vivir a Afganistán cuando las dos habían estudiado mucho y trabajado mucho. Y formaron una liga femenina de fútbol, que pronto se convirtió en un modo estupendo de cambiar el país de Fátima.

Fue tan importante lo que consiguieron las dos que muchos países quisieron imitarlas y empezaron a crear ligas de fútbol femenino por todo el mundo. Gracias al fútbol los países abandonaban las pistolas y los fusiles y los cambiaban por un balón o por entradas para ver a sus jugadoras favoritas. Se creó una competición mundial de fútbol femenino que era tan importante como la Champions League, o un poco más, porque gracias a esa competición se dejó de abusar de las mujeres en países donde antes pasaban esas cosas. Y mil cosas más que no caben en estas palabras.

Y todo por culpa de una sonrisa regalada, tan traviesa y revoltosa como una bala capaz de escaparse de un fusil. Dicen que la historia de Fátima y María fue llevada al cine y que hubo personas que no se creían que pudiese ser real, decían que era demasiado bonita para ser cierta y que era imposible que dos niñas pequeñas cambiasen el mundo gracias a su amistad, aunque María y Fátima volvieron a demostrar que una persona, si quiere, puede mover montañas o meter goles por la escuadra con una sola pierna, aunque ¿sabéis qué? Eso ocurrió en otro momento, en otra historia, en otro cuento y quizá, solo quizá, algún día, alguien os lo cuente.

5 de marzo de 2017

El Libro Invisible en A21


Jugando en casa

La verdad es que lo de A21 es como el patio de mi casa. Llevo tanto tiempo por allí... que ya no sé muy bien si es mío no, jeje. Pero siempre ilusiona que publiquen tus nuevos proyectos, sobre todo si son tan impresionantes y repletos de ilusión como El Libro Invisible.

Como es posible que A21 no llegue hasta ti, te dejo las entrevistas que nos hizo Fernando López a Santiago y a mí, además de la estupenda columnita de opinión de Laura, que es una preciosidad.


Santiago García-Clairac. Creador y Director de “El libro Invisible”

"El producto final expresa muy bien esa química, esa ilusión de mucha gente"

Cuéntenos qué es “El Libro Invisible”

Es un proyecto audiovisual dedicado a la literatura infantil y juvenil, en este primer vídeo aparecen autores de primera línea, niños y niñas lectores, una librera, una maestra especialista en este tipo de literatura, un editor de cómic y un narrador oral.

¿Por qué este proyecto ahora?

Porque hacía falta, porque es el momento, no hay programas en televisión o productos audiovisuales de literatura infantil y juvenil, se necesita dar una visibilidad a todo un sector que ahora mismo no tiene y que sin duda merece tener.

¿Cuáles son los puntos fuertes de “El Libro Invisible”?

Su punto fuerte fundamental es que es un producto dedicado exclusivamente a la literatura infantil y juvenil, en el que aparecen todos los actores vinculados con esta. Los autores, lectores y por último especialistas de todo tipo en esta literatura. Estoy muy contento con el resultado final, es un producto muy ameno, entrevistas breves y ágiles pasando de un tema a otro, se ha creado una química muy especial entre todo el equipo y las personas que han participado en este proyecto. Creo, con toda la humildad del mundo, que el producto final recoge y expresa muy bien esa química, esa ilusión de mucha gente. 

¿Por qué existe tan poca visibilidad en un tipo de literatura tan importante económicamente para la industria?

Es muy difícil saberlo, es complicado. Cada uno se dedica un poco a lo suyo, es decir, las editoriales se dedican a publicar y vender libros, por lo tanto, no se dedican a publicitarlos. Por otro lado, las grandes cadenas de televisión posiblemente o no lo conocen, o no lo ven rentable, o no lo ven interesante, realmente no se sabe muy bien.

¿El Libro Invisible puede ser una buena herramienta de fomento de la lectura?

Es un proyecto que está enteramente pensado para que sea así. Está enfocado para ser visto desde cualquier ordenador, proyectarse en los colegios, tiene una duración de una hora, el tiempo que dura una clase, y creo sinceramente que puede ser una gran herramienta de apoyo para las clases de literatura. Pretendemos que El Libro Invisible ayude a difundir más y mejor un tipo de literatura tan importante para todos.

En el proyecto habéis participado profesionales con una larga experiencia.

Si es cierto. Tenemos a Javier Fernández, un gran comunicador con un profundo conocimiento sobre este sector, el realizador es Juanjo Díaz y el jefe de producción es Alejandro Sacristán, ambos con una enorme experiencia en el sector audiovisual. Y por último estoy yo, que además de ser el creador y director de esta aventura, soy escritor de literatura infantil y juvenil desde hace años y tengo experiencia en el ámbito de la publicidad y el mundo audiovisual.


Javier Fernández. Presentador de “El Libro Invisible”

Siempre he tratado de hacer un producto profesional, trabajado, de calidad

¿Como se llega a un proyecto tan ilusionante y ambicioso como este desde un pequeño programa de radio en la Sierra Oeste de Madrid?

Trabajando mucho, echando y regalando muchas horas de mi vida al programa “Menudo Castillo” en Radio 21. Tenemos la suerte de que los cientos de personas que han pasado por nuestros estudios han salido encantados, nos han recomendado y han ido repitiendo a lo largo de los años, gracias a esa constancia y a ese trabajo de años es posible que un programa de radio tan pequeñito como el nuestro, esté en boca de todos los distintos actores relacionados con la literatura infantil y juvenil.

¿Qué papel va a jugar en este proyecto esa amplísima red de relaciones, casi personales, que has forjado con todos los sectores vinculados a literatura infantil y juvenil?

Creo que parto con una ventaja, que es que no soy profesional de la comunicación, o al menos no lo era cuando comencé hace casi diez años con “Menudo Castillo” y esa circunstancia, además de mi propia personalidad, me permitió jugar con la baza de las relaciones personales, me ha gustado ir conociendo y charlando con muchísima gente relacionada con todo este mundo, a la que con el paso del tiempo considero colegas o incluso amigos. Siempre he tratado, desde la humildad, hacer un producto profesional, trabajado, de calidad, creando un ambiente para nuestros invitados cordial, divertido y cercano.  Creo que puede ocurrir que todo ese trabajo callado y de siembra, trabajando gratis, dé sus frutos en este momento y con este proyecto. Estoy seguro de que buena parte del sector de la literatura infantil y juvenil va a sentirse representado e ilusionado, como lo estamos nosotros, con este proyecto. Somos muchos los que creemos en la magia de la lectura, pienso que todo aquel que busca o ha encontrado esa magia en los libros, puede sentirse muy a gusto viendo “El Libro Invisible”.

¿Tu relación tan cercana con A21 puede haber tenido algún papel en tu proyección profesional?

Toda, si no fuese por A21 seguramente no habría optado por la vía de la comunicación, yo estaba más dedicado al mundo de la escritura y la dejé un poquito en segundo plano al descubrir este mundo. Gracias al periódico A21 llegué a Radio 21 y a caballo entre los dos medios he ido creciendo personal y profesionalmente, ha sido un tándem perfecto que me ha permitido llegar a este momento en concreto. Para mi A21 siempre será un lugar de referencia.


Laura Sánchez Iturralde, de 12 años. Participante Infantil de "El Libro Invisible"

Bajar a Madrid para hacer un programa de televisión fue algo increíble, lleno de sensaciones. Primero ese hormigueo en el estómago, el pensar si lo sabrás hacer bien. Las luces, las cámaras y, lo mejor de todo, cuando dicen “¡acción!”, ese cosquilleo del estómago desaparece y empiezas a hablar y hablar y quieres contar tantas cosas que hasta se te olvidan. Te sientes importante. Te maquillan, te animan para que te sientas súper bien y ves a tus compañeros, a otros chicos de tu edad y de otras edades que tienen tu misma afición: LA LECTURA. Después están los escritores, los ilustradores, los libreros, que, aunque ya los conoces porque les has hecho entrevistas o has estado en sus librerías están ahí, animándote, nadie te ve como algo extraño, como puede pasar en el instituto si sacas un libro en el recreo para leer, nadie te llama rara, estás en tu ambiente. No sé qué más puedo contaros, solo que fue un día genial que no olvidare.