5 de marzo de 2017

El Libro Invisible en A21


Jugando en casa

La verdad es que lo de A21 es como el patio de mi casa. Llevo tanto tiempo por allí... que ya no sé muy bien si es mío no, jeje. Pero siempre ilusiona que publiquen tus nuevos proyectos, sobre todo si son tan impresionantes y repletos de ilusión como El Libro Invisible.

Como es posible que A21 no llegue hasta ti, te dejo las entrevistas que nos hizo Fernando López a Santiago y a mí, además de la estupenda columnita de opinión de Laura, que es una preciosidad.


Santiago García-Clairac. Creador y Director de “El libro Invisible”

"El producto final expresa muy bien esa química, esa ilusión de mucha gente"

Cuéntenos qué es “El Libro Invisible”

Es un proyecto audiovisual dedicado a la literatura infantil y juvenil, en este primer vídeo aparecen autores de primera línea, niños y niñas lectores, una librera, una maestra especialista en este tipo de literatura, un editor de cómic y un narrador oral.

¿Por qué este proyecto ahora?

Porque hacía falta, porque es el momento, no hay programas en televisión o productos audiovisuales de literatura infantil y juvenil, se necesita dar una visibilidad a todo un sector que ahora mismo no tiene y que sin duda merece tener.

¿Cuáles son los puntos fuertes de “El Libro Invisible”?

Su punto fuerte fundamental es que es un producto dedicado exclusivamente a la literatura infantil y juvenil, en el que aparecen todos los actores vinculados con esta. Los autores, lectores y por último especialistas de todo tipo en esta literatura. Estoy muy contento con el resultado final, es un producto muy ameno, entrevistas breves y ágiles pasando de un tema a otro, se ha creado una química muy especial entre todo el equipo y las personas que han participado en este proyecto. Creo, con toda la humildad del mundo, que el producto final recoge y expresa muy bien esa química, esa ilusión de mucha gente. 

¿Por qué existe tan poca visibilidad en un tipo de literatura tan importante económicamente para la industria?

Es muy difícil saberlo, es complicado. Cada uno se dedica un poco a lo suyo, es decir, las editoriales se dedican a publicar y vender libros, por lo tanto, no se dedican a publicitarlos. Por otro lado, las grandes cadenas de televisión posiblemente o no lo conocen, o no lo ven rentable, o no lo ven interesante, realmente no se sabe muy bien.

¿El Libro Invisible puede ser una buena herramienta de fomento de la lectura?

Es un proyecto que está enteramente pensado para que sea así. Está enfocado para ser visto desde cualquier ordenador, proyectarse en los colegios, tiene una duración de una hora, el tiempo que dura una clase, y creo sinceramente que puede ser una gran herramienta de apoyo para las clases de literatura. Pretendemos que El Libro Invisible ayude a difundir más y mejor un tipo de literatura tan importante para todos.

En el proyecto habéis participado profesionales con una larga experiencia.

Si es cierto. Tenemos a Javier Fernández, un gran comunicador con un profundo conocimiento sobre este sector, el realizador es Juanjo Díaz y el jefe de producción es Alejandro Sacristán, ambos con una enorme experiencia en el sector audiovisual. Y por último estoy yo, que además de ser el creador y director de esta aventura, soy escritor de literatura infantil y juvenil desde hace años y tengo experiencia en el ámbito de la publicidad y el mundo audiovisual.


Javier Fernández. Presentador de “El Libro Invisible”

Siempre he tratado de hacer un producto profesional, trabajado, de calidad

¿Como se llega a un proyecto tan ilusionante y ambicioso como este desde un pequeño programa de radio en la Sierra Oeste de Madrid?

Trabajando mucho, echando y regalando muchas horas de mi vida al programa “Menudo Castillo” en Radio 21. Tenemos la suerte de que los cientos de personas que han pasado por nuestros estudios han salido encantados, nos han recomendado y han ido repitiendo a lo largo de los años, gracias a esa constancia y a ese trabajo de años es posible que un programa de radio tan pequeñito como el nuestro, esté en boca de todos los distintos actores relacionados con la literatura infantil y juvenil.

¿Qué papel va a jugar en este proyecto esa amplísima red de relaciones, casi personales, que has forjado con todos los sectores vinculados a literatura infantil y juvenil?

Creo que parto con una ventaja, que es que no soy profesional de la comunicación, o al menos no lo era cuando comencé hace casi diez años con “Menudo Castillo” y esa circunstancia, además de mi propia personalidad, me permitió jugar con la baza de las relaciones personales, me ha gustado ir conociendo y charlando con muchísima gente relacionada con todo este mundo, a la que con el paso del tiempo considero colegas o incluso amigos. Siempre he tratado, desde la humildad, hacer un producto profesional, trabajado, de calidad, creando un ambiente para nuestros invitados cordial, divertido y cercano.  Creo que puede ocurrir que todo ese trabajo callado y de siembra, trabajando gratis, dé sus frutos en este momento y con este proyecto. Estoy seguro de que buena parte del sector de la literatura infantil y juvenil va a sentirse representado e ilusionado, como lo estamos nosotros, con este proyecto. Somos muchos los que creemos en la magia de la lectura, pienso que todo aquel que busca o ha encontrado esa magia en los libros, puede sentirse muy a gusto viendo “El Libro Invisible”.

¿Tu relación tan cercana con A21 puede haber tenido algún papel en tu proyección profesional?

Toda, si no fuese por A21 seguramente no habría optado por la vía de la comunicación, yo estaba más dedicado al mundo de la escritura y la dejé un poquito en segundo plano al descubrir este mundo. Gracias al periódico A21 llegué a Radio 21 y a caballo entre los dos medios he ido creciendo personal y profesionalmente, ha sido un tándem perfecto que me ha permitido llegar a este momento en concreto. Para mi A21 siempre será un lugar de referencia.


Laura Sánchez Iturralde, de 12 años. Participante Infantil de "El Libro Invisible"

Bajar a Madrid para hacer un programa de televisión fue algo increíble, lleno de sensaciones. Primero ese hormigueo en el estómago, el pensar si lo sabrás hacer bien. Las luces, las cámaras y, lo mejor de todo, cuando dicen “¡acción!”, ese cosquilleo del estómago desaparece y empiezas a hablar y hablar y quieres contar tantas cosas que hasta se te olvidan. Te sientes importante. Te maquillan, te animan para que te sientas súper bien y ves a tus compañeros, a otros chicos de tu edad y de otras edades que tienen tu misma afición: LA LECTURA. Después están los escritores, los ilustradores, los libreros, que, aunque ya los conoces porque les has hecho entrevistas o has estado en sus librerías están ahí, animándote, nadie te ve como algo extraño, como puede pasar en el instituto si sacas un libro en el recreo para leer, nadie te llama rara, estás en tu ambiente. No sé qué más puedo contaros, solo que fue un día genial que no olvidare.