15 de enero de 2018

Una década de Cultura


Hace diez años que estamos por aquí y, sin duda, antes de la existencia de A21 había una producción cultural riquísima en todos y cada uno de nuestros municipios, aunque no estoy seguro de que fuese una Cultura que trascendiese nuestras fronteras o llegase más allá de a nuestros vecinos más cercanos. Un elemento tan fundamental en la vida de las personas como la Cultura, pero a la vez tan fácil de obviar o menospreciar por algunos estamentos sociales, precisa de la fuerza de los medios de comunicación para acumular toda la fuerza y proyección que necesita, para llegar tan lejos como se merece, para ser tan conocido como debe. A21 ha servido, entre otras muchas cosas, para que vecinos de diversas localidades conociesen la actividad del pueblo vecino, para que copiasen, en el mejor sentido de la palabra, lo que otros ya estaban haciendo, para que muchos hayan comprendido la fuerza social y económica que significa la Cultura cuando se trabaja con el respeto que necesita, para que, en la mayor parte de los casos, deje de ser una de las asignaturas pendientes de muchos de nuestros municipios o, por lo menos, que sea una “hermana menor” mucho mejor mirada y atendida.

Durante esta década que llevo al frente de la sección de Cultura de A21he conocido a personas y colectivos muy preocupados por la actividad cultural de sus municipios, he visto los intentos de trascender, de ir más allá de las personas a las que se llega habitualmente, de romper las barreras de la comunicación… personas y colectivos que se daban de bruces ante barreras infranqueables pero que, poco a poco, se han ido franqueando y disolviendo (aunque queda mucho por superar y por romper aún).

Las Asociaciones Culturales han sido las grandes impulsoras de la Cultura comarcal en estos diez años, amén de algunas de las Bibliotecas Municipales y Centros de Lectura. Los ayuntamientos y grandes instituciones, siendo muy importantes y necesarios para realizar cualquier actividad, se han apartado ligeramente del camino en favor de todas estos colectivos y fuertes personalidades, que han tomado las riendas y han tirado del carro siempre que ha sido necesario.

No me gustaría dejar a ninguna atrás, pero creo que la Asociación Cultural Las Palabras Escondidas Acción Poética Colmenar del Arroyo y la Asociación Cultural Teatro Sierra Oeste han sido las que más han llamado la atención en esta década, aunque también hay otras más pequeñas o que tuvieron mucha repercusión en el pasado y han ido perdiendo importancia mediática poco a poco. Hemos disfrutado del nacimiento de una nueva sociedad teatral que me parece importantísima gracias al colectivo La Solidaridad a Escena y de un movimiento novedoso y cada vez más conocido, como Alberche de las Artes. El folklore ha seguido siendo muy importante en nuestra comarca (especialmente en Cenicientos, San Martín de Valdeiglesias, Robledo de Chavela y Navas del Rey) y la historia y la arqueología han empezado a hacerse un hueco muy importante, gracias a los esfuerzos de Cadalso de los Vidrios, San Martín de Valdeiglesias, Cenicentos, Navas del Rey o Pelayos de la Presa. En cuanto a colectivos y centros culturales destacaría la Biblioteca Municipal de Chapinería, el Centro Cultural de Aldea del Fresno y la pequeña pero respondona de Fresnedillas de la Oliva. Y si hablamos de personas… sería imposible destacar a muchos por encima de otros, por lo que voy a mencionar, solo por hacerlo a media docena de creadores y agitadores culturales que han removido culturalmente nuestra comarca: Rocío Ordóñez, Concha Salazar, Andrés Ruiz, Luis Santos, Mónica Fraile y Rafael Rodríguez… aunque son muchísimas más las personas que podrían estar en este grupo de agitadores.

Nos falta mucho para ser un colectivo cultural potente de verdad. Lazos de unión, coordinación, medios que nos permitan recorrer toda la Comarca y mucha más atención de las instituciones públicas y los ayuntamientos, pero, para eso, tendremos nuevos agitadores, creadores y enamorados de la Cultura que, poco a poco, empiezan a tener nombre, repercusión y fuerza.

Tuvimos un par de intentos importantes para ser referentes culturales, patrocinados y protagonizados por Navas del Rey cuando, hace ya varios años, se puso en marcha una Feria del Libro Comarcal pero, a día de hoy, la gran mayoría de nuestros gobiernos locales han optado por, en casi todas las ocasiones, el individualismo y se trabaja como colectivo, sí, pero llevando los eventos a cada municipio, por separado, en vez de buscar lazos de unión. 

Ojalá dentro de diez años podamos todavía más de una actividad cultural que no para de crecer y mejorar año tras año. Será la mejor de las noticias.

Artículo publicado en A21 en la Edición Especial 10 años